¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una enfermedad que se manifiesta cuando el cuerpo no es capaz de producir la cantidad adecuada de la enzima llamada lactasa. Cuando la lactasa es insuficiente, el organismo no puede asimilar la lactosa y esta pasa al intestino grueso sin ser digerida completamente. Así, cuando llega al colon, es fermentada por las bacterias que habitan allí produciendo heces ácidas y líquidas.

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es la enzima producida en el intestino delgado que utiliza el organismo para digerir la lactosa. Su función es descomponer las moléculas de lactosa en galactosa y glucosa. La lactosa constituye el azúcar principal de la leche materna y de vaca.

¿Por qué se produce esta enfermedad?

El déficit de lactasa en el cuerpo puede producirse por causas genéticas o por trastornos intestinales. En el primero de los casos, el problema se soluciona dejando de ingerir cualquier alimento que contenga lactosa. En el segundo caso, la prescindencia de alimentos que contengan lactosa será temporal, hasta que la enfermedad sea tratada.

¿Cómo afecta al bebé la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa afectará principalmente al bebé durante el primer año de vida, período donde este se alimenta básicamente con leche. De esta manera, la incapacidad de asimilar la lactosa afectará al bebé directamente en su alimentación y, consecuentemente, esto traerá problemas con su normal desarrollo, es decir, sufrirá trastornos para alcanzar su peso y estatura adecuados. Un bebé que no tolere la lactosa desde su nacimiento estará obligado a sujetarse a una dieta especial para alimentarse.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa varían de acuerdo a la edad del enfermo y al nivel de dicha intolerancia. Los principales síntomas son: gases abdominales y flatulencias, diarreas ácidas, heces flotantes, defecación explosiva, vómitos, enrojecimiento perianal, náuseas, hinchazón y distensión abdominal y espasmos.

¿De qué se trata la intolerancia transitoria a la lactosa o deficiencia funcional de lactasa?

La intolerancia transitoria a la lactosa o deficiencia funcional de lactasa puede darse en bebés que sean sanos en otros aspectos pero que hayan padecido alguna enfermedad intestinal o un tratamiento con antibióticos que les haya deteriorado el aparato digestivo. En estos casos, el organismo no tendrá la capacidad de producir la enzima suficiente para digerir la lactosa durante algunos días o incluso meses. Los síntomas de esta intolerancia transitoria son las deposiciones acuosas y el exceso de gases y se da generalmente durante las primeras semanas de vida del bebé. No obstante, mientras el bebé aumente de peso significa que está evolucionando favorablemente y el problema desaparecerá solo con el correr del tiempo.

Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

No hay comentarios para esta nota
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas














Mi embarazo de