¿Es perjudicial la masturbación infantil?

La autoestimulación de los genitales, término elegante de la conocida masturbación, ha sido por generaciones relacionada con situaciones negativas y hasta con el desarrollo de enfermedades como la esterilidad, el acné, el retardo mental, la fatiga física y la aparición de pelos en las manos. Es obvio que nada de esto es real y es absolutamente normal.

¿Por qué se masturba?

La búsqueda de placer mediante la autoestimulación genital es un proceso normal y forma parte del desarrollo psicosexual del ser humano. Se trata de una etapa más del proceso madurativo del bebé que tiene lugar entre los 2 y los 4 años de edad y forma parte de la sexualidad infantil.
Los bebés experimentan sensaciones naturales placenteras con el rozamiento de sus genitales con el pañal u otra superficie, y esto es tan espontáneo como la necesidad de comer, dormir o defecar. Es normal que el bebé busque elementos de rozamiento, en respuesta a un llamado natural de su cuerpo, sin que exista fantasía sexual, como ocurre en el adolescente o el adulto. Es frecuente descubrir a los niños tocándose con placer, sin ningún disimulo, expresando gran concentración, realizando movimientos de hamaca, que los conduce a ponerse colorados y hasta transpirar profusamente. Estas actitudes despiertan inquietud y desconcierto en los padres al no saber como reaccionar

¿Qué debo hacer ante esta situación?

Lo más sano y adecuado es NO reprimir, cuidar que no se dañen físicamente y acompañarlos en este proceso, demostrando permanentemente afecto, comprensión y paciencia.
Deben observar sin mirar, evitando miradas, gestos o palabras de desaprobación. Fundamentalmente tomar conciencia de que la etapa genital del bebé es tan natural como la oral o la anal. Si lo hace en público, intenten atrapar su atención hacia otro estímulo y poco a poco, con ternura y mucha paciencia explicar que ese juego corresponde al ámbito privado, del mismo modo que más adelante llegará a comprender que ir al baño también es un acto íntimo.
Toda actitud represiva o intimidatoria provocará desconcierto en el bebé, que sentirá miedo y quizás manifieste agresión, al no comprender el por qué de la desaprobación de un acto placentero para él. La represión podría conducir a que en el futuro, siendo adulto, relacione al sexo con la violencia o lo prohibido y lo viva con culpa.
Los papás deben estar atentos a la actitud de los abuelitos u otras personas en contacto frecuente con el bebé, ya que nadie debe intervenir o reprimir estas actitudes.

¿Hasta cuándo es normal?

Mas o menos hasta los 5 años. Más tarde, estas actitudes son reemplazadas por juegos más conscientes como el conocido "jugar al doctor" que no es más que la manifestación de la curiosidad por continuar explorando el cuerpo y sus reacciones. Entre los 6 y 7 años se inicia otra etapa, la del pudor, donde el niño evita mostrar su cuerpo en público.
Si los papás observan que la actitud masturbatoria presenta una frecuencia o intensidad en aumento o el juego lleva a que el niño se lastime, no deben dudar en consultar al pediatra quien podrá solicitar una consulta adecuada para canalizar sanamente este proceso natural.

Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

Collochiitta Peechoochaa Peeraltta

15 de Abril de 2014 a las 03:53


Me ayudo mucho

Gonzalo G. Villafañe

31 de Enero de 2014 a las 14:29

Muy interesante

Daniela Brito

20 de Septiembre de 2012 a las 19:48

Que tranquilizante es saber que es normal

Alejandra Garcia

01 de Agosto de 2012 a las 21:05

Mi hija presento esta conducta cuando tenia 3 a

Valery

10 de Enero de 2012 a las 23:02

padres y madres de familia con dudas respecto a la sexualidad infantil.
soy sexologa y psicologa infantil
respondo todas sus preguntas solo escribanme a consejerase@hotmail.com

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas














Mi embarazo de