Uso de antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que combaten las bacterias. En los últimos años se ha incrementado en exceso su uso y ha creado resistencia en las bacterias.

Uso de antibióticos en el bebé

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos son sustancias utilizadas para tratar las infecciones provocadas por bacterias. No actúan sobre los virus, agentes más frecuentes de las infecciones más comunes en la infancia. Inicialmente eran extraídos de los hongos (penicilina) o de otras bacterias, pero actualmente se fabrican sintéticamente. En la actualidad existen muchas familias de antibióticos y actúan selectivamente en determinadas bacterias.

¿Qué debo tener en cuenta?

El médico receta el antibiótico específico para cada bacteria en particular. Deben completarse los días de tratamiento y cumplir con los horarios de cada dosis, aunque los síntomas de la enfermedad o la fiebre desaparezcan en los primeros días.

También hay que tener en cuenta la relación con las comidas, ya que algunos deben utilizarse cuando el estómago está libre de alimentos, alejado de las comidas.

¿Los antibióticos son inocuos?

No son medicamentos inocuos, pueden ser causa de reacciones alérgicas, erupciones, prurito, diarrea o incluso problemas respiratorios. En las últimas décadas ha habido un aumento en su uso, muchas veces en forma indiscriminada y sin una indicación precisa.

También existe la automedicación por parte de los pacientes y es frecuente que muchas madres comiencen su utilización sin haber consultado con el pediatra acerca de la necesidad o no de que su hijo reciba estos tratamientos.

¿Qué sucede ante el uso frecuente de antibióticos?

El inconveniente del uso indiscriminado es que las bacterias van creando “resistencia” al efecto de la medicación y a largo plazo ya no son efectivos, debiendo buscarse permanentemente nuevas variantes de antibióticos para tratar cepas de bacterias resistentes a los antibióticos más comunes.

Además, muchos de ellos matan bacterias que son normales que estén presentes en nuestro cuerpo, causando nuevas enfermedades. Por ejemplo, el cambio de la flora de gérmenes intestinales secundario a su uso, causa diarrea y alteraciones en la absorción de sustancias a nivel intestinal.

Por todo lo dicho anteriormente, te aconsejamos que siempre consultes a tu médico antes de comenzar un tratamiento con antibióticos.

Deja un comentario