Viajes seguros para los niños

Viajes seguros para los niños

Viajes seguros para los niños

El número de niños que viajan alrededor del mundo se incrementa día a día. El viaje es para toda la familia una experiencia que, más allá de disfrutar y compartir, genera estímulos y posibilita la adquisición de conocimientos y experiencias en forma asombrosa, sobretodo para los más chicos. Para que este objetivo no pierda su rumbo, le acercamos algunos consejos para tener presentes si va a viajar con niños pequeños.

Es importante tener en cuenta que en nuestro lugar de residencia nos encontramos en equilibrio con el medio que nos rodea. En tanto que, durante viajes internacionales, éste se ve sujeto a cambios: humedad, temperatura, altitud, alimentación, etc… Para que estas modificaciones no impliquen riesgo de alterar la salud del niño y prevenir posibles enfermedades a las que se verá expuesto, es necesario un adecuado asesoramiento.

Es aconsejable consultar al médico de cabecera con el tiempo suficiente para que éste pueda implementar las medidas preventivas adecuadas de acuerdo al lugar de destino elegido. Consideramos que la consulta debería hacerse de 4 a 6 semanas antes de la partida.

A continuación exponemos algunas medidas de carácter informativo que de ninguna manera suplen la consulta médica con el pediatra.

Medidas preventivas básicas

Lavado de manos antes y después del contacto con el niño

Algo tan simple como esta acción, ayuda a prevenir un sinnúmero de enfermedades infectocontagiosas a las que los niños particularmente se hallan expuestos, por ejemplo: Hepatitis A, para la cual existe también como medida preventiva una vacuna incluida en el calendario de vacunación oficial.

Utilizar agua segura

Uno de los mayores problemas asociados al agua y comida contaminadas es la ?diarrea del viajero?. Para evitarla se debe utilizar agua segura durante la manipulación de los elementos del niño (preparación de comida y leche; lavado de mamaderas y utensilios del bebé; agua que se utiliza para el baño diario) y del agua que le suministramos. De no tener seguridad absoluta, deberemos utilizar agua envasada, controlando que el envase esté debidamente cerrado. No consumir cubitos de hielo que no estén hechos con agua purificada. Por último, si no disponemos de agua segura para la higiene de manos, podemos utilizar soluciones con base de alcohol.

Comida segura

Al igual que en el caso del agua, las comidas pueden ser fuente de contagio de enfermedades. Se recomienda no comer en puestos callejeros; comer las frutas siempre peladas y las verduras lavadas con agua segura. Asimismo, se recomienda consumir productos pasteurizados en adecuado estado de conservación. Otro aspecto a ser tenido en cuenta es la modificación dietaria que sufrirá el niño con el cambio cultural. Para los lactantes, se recomienda mantener la lactancia. Para los no lactantes la ingestión de frutas, vegetales, yogures y, de comer carnes, verificar el correcto estado de cocción. Tener especial cuidado con los alimentos de alto contenido en azúcares simples como jugos de frutas no diluidos, gelatinas y cereales que pueden exacerbar episodios diarreicos. Las comidas con alto contenido graso pueden generar intolerancia digestiva por la tendencia a retardar el vaciamiento gástrico.

Extremar el control de los niños

Controlar al niño sobre todo durante juegos en el agua. Tomar medidas de seguridad durante viajes en auto y otros medios de locomoción. Cabe destacar que los accidentes y los ahogos son situaciones muchas veces evitables, pero que aún hoy continúan siendo una de las causas más frecuentes de daños graves y/o fatales en viajeros.

Impedir el contacto con animales

Es una medida importante ya que apunta a prevenir el riesgo de mordeduras por animales y con esto la transmisión de enfermedades como la rabia.

Protección solar

El uso de pantallas protectoras evita la exposición a rayos que generan lesiones cutáneas. Evitar la exposición prolongada al sol o a temperaturas extremas previene la deshidratación.

Aclimatación a la altura

La rápida exposición a altitudes mayores a 2.500 mts. puede estar asociada a síntomas como fatiga, náuseas, insomnio, disminución del apetito, cefaleas o a cuadros más graves pero menos comunes. Para evitar estos síntomas, una medida efectiva será la pre-aclimatación de dos a cuatro días en altitudes intermedias. También existen medicamentos que deben ser indicados individualmente por un profesional.

Recomendaciones si viaja en avión con niños pequeños

Si va a realizar un viaje prolongado recordar de llevar los juguetes favoritos de sus nenes, libros de cuentos, juegos de entretenimiento para que se distraigan. Es importante que ellos tengan conocimiento del lugar que van a visitar y del tiempo que van a necesitar para llegar a destino.

Tener en cuenta que pueden sentir alguna molestia en los oídos cuando el avión ascienda o descienda. Si viaja con un bebé un consejo importante es que lo alimente a pecho o con mamadera durante ese lapso y, en el caso de niños más grandes, que masquen chicle.

Si viaja con un niño que pesa menos de 18 kg. es conveniente utilizar asientos de seguridad especiales y en el caso que la empresa aérea no cuente con ello, se aconseja llevar consigo las sillas utilizadas en los automóviles.

¿Todos los destinos son iguales?

No. Cada país puede tener ciertos riesgos que se deberán conocer. Por ejemplo, si se tiene pensado viajar a destinos exóticos, con ámbitos culturales diferentes al que está acostumbrado debe conocerse la posibilidad de acceso a agua segura, la infraestructura del lugar donde uno se va a hospedar, si el área geográfica a la que concurrimos tiene prevalencia de enfermedades que puedan prevenirse (diarreas) e incluso planear con anticipación si el destino es aceptable para un niño.

Otra posible situación es viajar a países que, por sus características, uno puede pensar que no tienen ninguna peligrosidad. De todas formas, se aconseja que previamente al viaje, realice una consulta donde le puedan informar y evaluar las medidas preventivas para que el objetivo del viaje no tenga otro horizonte.

¿Puede ser un impedimento para viajar no tener ciertas vacunas?

Es necesario tener el calendario de vacunación al día e incluso vacunas que dependen de la prevalencia del área geográfica donde vayamos.

Hay ciertas vacunas que, según el país al cual nos dirijamos, es obligatorio presentar en migraciones los certificados de aplicación para poder ingresar.

Es imperativo realizar la consulta médica con adecuada antelación a la realización del viaje.

21 comentarios sobre “Viajes seguros para los niños”

Deja un comentario