Foros

Los foros más interesantes sobre preconcepción, embarazo, bebé y niño

Mi hija se come las uñas
Autor
Mensaje
Mi hija se come las uñas Publicado: 25-05-2008 19:25 Hola , mi hija de dos años se come las uñas y mucho,trato y trato de mantenerselas siempre bien cortas para que no lo haga y aun asi sigue con el mal habito, lo que me preocupa es que se esta empezando hacer heridas. que puedo hacer??? le puedo poner de esos esmaltes de uñas amargos???


Ojala alguien sepa, gracias. saludos
Re: Mi hija se come las uñas Publicado: 28-05-2008 13:00 hola gusana

te pego algo que lei de internet, espero que te sirva.
Comerse las uñas es una costumbre muy común en los chicos.
En principio, no hay que preocuparse demasiado, ya que lo más común es que el hábito desaparezca con el tiempo, aunque a los ojos de los padres pueda ser demasiado tiempo.
Pero si se quiere averiguar más, los siguientes consejos pueden ser de utilidad:

- No hay que retarlos, ridiculizarlos o llamarles la atención porque esto puede aumentar su ansiedad, que es lo que los lleva a comerse las uñas.

- Todo lo que aumente su autoestima, por ejemplo decirle lo que hace bien, puede ayudar.

- Es útil tratar de establecer cuando empezó el niño con este hábito; pudo haber cambiado su alimentación, o de cuarto en donde duerme, o puede estar por venir un hermanito, o puede haber habido otro pequeño o gran acontecimiento que le causa o le causó ansiedad.

- También es conveniente fijarse en que momento lo hace. En general, se trata de momentos de tensión, fatiga o aburrimiento.

Si los papás descubren algo, es importante que hablen con el niño o la niña sobre ese factor que esté preocupándolos, y de este modo, explicarles lo que sea necesario para tranquilizarlos.
¿Por qué se comen las uñas?


Son muchos los motivos que pueden influir para que un niño comience a comerse las uñas. Las razones más comunes se asocian a que el menor esté experimentando ansiedad por alguna situación o un sentimiento interno de malestar, y cuyo síntoma es llevarse las manos a la boca. También se asocia a estados de preocupación por alguna situación que lo aflige, como la llegada de un nuevo hermano al hogar o la vuelta a clases, o que esté tratando de llamar la atención por algo que le sucede. Asimismo, cuando uno de los padres se come las uñas frente a sus hijos, es muy probable que el niño lo trate de imitar y termine adquiriendo este mal hábito.

También hay casos de niños que se comen las uñas por su temperamento vulnerable, por ejemplo, cuando son muy sensibles, no toleran la frustración, o no manifiestan su sufrimiento abiertamente. Por lo mismo, se retraen y recurren a consolarse inadecuadamente a través de este comportamiento.

La onicofagia es muy frecuente en los niños, por lo tanto, los odontopediatras son uno de los primeros en darse cuenta de sus efectos. Según Carolina Véliz, cirujano-dentista de la Universidad de Chile, además de los dedos sangrantes, los signos más evidentes de esta patología son los bordes desgastados de los dientes anteriores, úlceras recurrentes en la encía y labios, inflamación de la encía y mayor predisposición a las infecciones orales. “En los dientes las secuelas van desde microtraumatismos del esmalte a fracturas del diente que afectan gravemente la estética e, incluso, se puede producir una deformación de la mordida. Es importante que los padres detecten a tiempo esta práctica, porque cuando no responde a una situación tensional, puede tratarse de una conducta imitativa o una mera entretención. Así, mientras antes se corrija, mejor será el pronóstico y menores los daños que puede provocar”, sostiene la odontóloga.




Cuando antes se detecte, mejor


Cuando el hábito está recién empezando, es más fácil detenerlo. La doctora Véliz afirma que morderse las uñas es un síntoma, y al determinar la causa se pueden escoger variados tratamientos multidisciplinarios, que dependerán de la intensidad del comportamiento. Si se descubre que la causa es por angustia, lo primero es tratar de aliviarla modificando la situación que lo preocupa. Si no hay otro síntoma de ansiedad, es recomendable el uso del refuerzo positivo, es decir, premiarlo por no comerse las uñas e ignorarlo cuando se las come. Si lo hace antes de dormir, es recomendable darle algún juguete o ponerle guantes.
Si pese a estos esfuerzos la conducta se extralimita y el morderse las uñas comienza a ser un comportamiento repetitivo, la psicóloga recomienda acudir a un especialista para entender qué le pasa al niño y cómo sus padres pueden ayudarlo.
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas













Mi embarazo de