Analgesia para el trabajo de parto

Analgesia para el trabajo de parto

¿Cómo se calma el dolor durante el trabajo de parto?

El dolor del trabajo de parto varía según las características de cada mujer ya que el umbral doloroso es absolutamente individual. Lo más importante es saber que cuanto más relajada estés menos dolor sentirás.

El dolor puede manejarse con distintas técnicas de acupuntura, masajes y técnicas de respiración y relajación, pero existen métodos analgésicos que pueden ser utilizados sin riesgo, como los que detallaremos a continuación.

Anestesia peridural

Es uno de los métodos utilizados para aliviar el dolor durante el parto y para favorecer la evolución del trabajo de parto. Es además la anestesia utilizada más frecuentemente para una operación cesárea.

El procedimiento de esta anestesia es el siguiente. Se inyecta la solución anestésica a través de un aguja especial en la espalda, entre la segunda y la quinta vértebra lumbar (distante 10 cm. aproximadamente del sito donde termina la médula espinal) y en el espacio peridural, que es exterior al conducto por donde pasa el líquido cefalorraquídeo que rodea a los nervios que suministran la sensibilidad a las piernas y zona pelviana.

Como en el dentista, una cantidad de líquido anestésico comprime la zona, provocando la supresión del dolor por compresión, de tal manera que el anestésico nunca penetra en la circulación sanguínea.

La dosis se controla mediante la colocación de un catéter de plástico en la espalda por donde se administra progresivamente el anestésico. El efecto analgésico comienza a experimentarse después de 15 a 20 minutos después de haber sido suministrada.

Este tipo de analgesia permite pujar, sentir las contracciones y el descenso del bebé en el canal de parto, pero sin sentir dolor importante. También se utiliza esta misma técnica cuando existen alteraciones en la evolución del trabajo de parto llamadas distocias de contracción (alteraciones en la conractilidad uterina), y también al realizarse una inducción farmacológica del parto. Este tipo de anestesia está contraindicado en pacientes con enfermedades del sistema nervioso central o con hipotensión arterial severa. Más sobre anestesia peridural…

Meperidina

Pueden usarse medicamentos que se aplican en forma de inyecciones con efectos sedantes, como la meperidina, aunque puede causar mareos, náuseas y desorientación. Esta medicación atraviesa la placenta y puede adormecer al bebé después de nacer, efecto que dura aproximadamente de dos a seis horas, pero sin perjudicar su salud.

Anestesia loco-regional

Existen dos posibilidades en este tipo de anestesia, la anestesia paracervical y la infiltración local perineal. A continuación explicaremos cada una de ellas.

Anestesia paracervical

Se aplica en el período dilatante en el trabajo de parto y consiste en la administración de un anestésico en el fondo de la vagina para que actúe en los nervios que llevan la sensibilidad de la zona perineal.

Infiltración local perineal

Es la inyección de una sustancia anestésica en la zona que se realiza la episiotomía.

57 comentarios sobre “Analgesia para el trabajo de parto”

  1. hola, esta es otra de las cosas que nos pasa a todas en el embarazo, yo tambien estoy igualito que vosotras, mas perdia que mi sombra, ¡¡¡con la memoria que tenia yo!!! y ahora lo tengo que apuntar todo en pozis, me alivia saber que todo pasara despues del parto.

  2. hola gracias por quitarme un poco la duda ya que estoy pasando por el 6 mes de embarazo y esta etapa me esta afectando mucho en lo laboral y pues para ellos no es muy agradable afectar a terceros por mi falta de concentraccion y cuesta trabajo que no pase asi que lo que hoy me anima es saber que pasara despues del parto, en fin gracias….

Deja un comentario