Las molestias del embarazo más comunes

por el Equipo Médico de Babysitio

 Alivia las molestias del embarazo más comunes  Hemorroides  Sangrado de encías  Náuseas  Pesadez de piernas  Estreñimiento  Dolor de espalda  Insomnio  Senos doloridos  Aumento del flujo vaginal  Gases  Calambres Artículos relacionados Déjanos un comentario

Alivia las molestias del embarazo más comunes

Estás embarazada y es probable que cualquier tipo de molestia te inquiete y haga que te preguntes si lo que sientes es normal. En este listado encontrarás las molestias más comunes del embarazo y cómo combatirlas.

Hemorroides

Las hemorroides son venas que existen en el recto y en la zona anal que se han dilatado. Son más frecuentes durante el tercer trimestre de embarazo y pueden generar prurito, dolor e incluso sangrado en la zona rectal.
Las mujeres que hayan sufrido de hemorroides antes de estar embarazadas tienen mayores chances de desarrollarlas durante la gestación; sin embargo también pueden aparecer por primera vez en esta etapa de la vida.
La constipación puede provocarlas o agravarlas, por eso es recomendable que mantengas una dieta rica en fibras (verduras, cereales, frutas, etc.) y bebas abundante líquido.
Evita permanecer demasiado tiempo sentada o de pie, lo ideal es que no pases más de una hora en alguna de esas posiciones.
A la hora de dormir, debes recostarte sobre el lado izquierdo, de esa forma evitarás un aumento de la presión sobre la aorta y facilitarás la circulación de la sangre.
En cuanto a su tratamiento, puedes utilizar compresas tibias a calientes con extracto de Hamamelis o baños de asiento con té de malva. El médico, además, podrá recetarte cremas (generalmente antiinflamatorias y analgésicas) para aliviar el dolor. Más información...

Sangrado de encías

Te cepillas los dientes y de pronto en tu cepillo aparece algo más que pasta dental. No te preocupes, es normal, tal es así que este problema se denomina ?gingivitis del embarazo?.
Se produce debido a las alteraciones hormonales que provocan un aumento en la respuesta inflamatoria de la encía.
Sin embargo, es muy importante que no dejes de cepillarte los dientes; por el contrario si descuidas tu salud bucal, la gingivitis puede derivar en una periodontitis (el daño se extiende hacia  los tejidos de sostén y el hueso).
El cepillado debe ser completo (todas las caras de tus piezas dentales), además debe realizarse con un cepillo de dientes de cerdas suaves y cabezal pequeño, para llegar a las zonas de difícil acceso.
Por otra parte, el embarazo no te impide visitar al dentista, incluso se recomienda que agendes una cita durante el segundo trimestre de embarazo (luego de la semana 13) para que te ayude a eliminar los restos de sarro que no puedes combatir con el simple cepillado. Él también te asesorará sobre la pasta dental y el uso de enjuagues bucales.Más información...

Náuseas

Se trata de una de las molestias más típicas y, por lo tanto, más populares del embarazo. En general se producen hasta el cuarto mes de gestación y son más fuertes durante la mañana.
Son provocadas por cambios en el funcionamiento del aparato digestivo, ya que la aparición de hormonas placentarias -especialmente la gonadotrofina coriónica y la progesterona- ralentizan la digestión.
Puedes aliviarlas siguiendo algunos consejos. En primer lugar, es recomendable que comas algo antes de levantarte, puede ser una galletita, un pedazo de pan o algún otro alimento rico en hidratos de carbono.
Por supuesto, debes evitar las comidas grasosas, picantes y demasiado especiadas, todo aquello que perjudique la digestión favorecerá las náuseas y vómitos.
Otro aliado es comer poco y seguido, para que el estómago no esté vacío pero tampoco sobrecargado.
Si los nauseas o vómitos son muy severos debes comentárselo al obstetra, quien podrá recetarte medicamentos seguros y efectivos para estos casos. Más información...

Pesadez de piernas

Algunas embarazadas, sobre todo al finalizar el día, sienten las piernas cansadas, acalambradas y doloridas. Eso se debe a múltiples causas como la circulación sanguínea más lenta, la retención de líquidos y al aumento de peso.
En estos casos, se recomienda realizar ejercicio en forma regular para favorecer la circulación.
Otra buena idea es evitar los tacones altos y las prendas muy ajustadas. 
Elevar las piernas al acostarse y darse masajes ligeros es de gran ayuda. 
Aprovecha la hora del baño para alternar duchas de agua fría y tibia, desde la zona del tobillo y hasta el muslo. Más información...

Estreñimiento

El estreñimiento es causado por el aumento de la hormona progesterona que vuelve al intestino más perezoso. A medida que el embarazo avanza, el problema puede empeorar ya que el útero ejerce una presión mayor sobre el recto.
Para aliviar y evitar esta molestia debes consumir fibras (cereales, frutas, verduras, etc.) y beber abundante cantidad agua (no menos de 8 vasos al día). Los jugos de frutas también pueden ayudarte.
Acude al baño cuando sientas ganas, no lo pospongas por estar en el trabajo o en algún otro lugar donde no te sientas cómoda, ya que es probable que después no regresen.
Si la situación se agrava debes consultar a tu obstetra para que te recete algún tipo de laxante. Ten en cuenta que la automedicación está totalmente desaconsejada, ya que algunos laxantes pueden ser peligrosos.

Dolor de espalda

Esta molestia también es muy común y se siente sobre todo durante el tercer trimestre de embarazo. Se debe a cambios mecánicos que se producen a nivel de la columna, ya que esta se hiperextiende por el aumento de peso a nivel pelviano y abdominal. Es que para mantener el equilibrio del cuerpo, la mujer embarazada adquiere una postura especial, inclinando leventemente su torso hacia atrás, y  eso genera la hiperextensión de columna lumbar.
Para aliviar el dolor, puedes aplicarte  calor en la zona afectada, ya sea con una bolsa de agua caliente o con una almohadilla eléctrica. Algunos ejercicios, como la natación y el yoga, también podrán ayudarte.
Si el dolor se vuelve demasiado intenso, el obstetra podrá indicarte analgésicos. Más información...

Insomnio

Es común que al comienzo del embarazo el sueño abunde y que sobre el final escasee. Es que durante la última etapa, la ansiedad, los movimientos del feto y  las ganas frecuentes de orinar pueden perjudicar el descanso nocturno. 
Para ayudarte a conciliar el sueño, debes cenar liviano y realizar alguna actividad relajante, como escuchar música. 
Los almohadones en forma de media luna -que luego son muy útiles para amantar- te permitirán adquirir una postura más cómoda a la hora de dormir. 
En ningún caso debes automedicarte y consumir somníferos, ya que pueden causar efectos colaterales. Siempre consulta a tu médico. Más información...

Senos doloridos

Uno de los primeros síntomas de embarazo son los senos hinchados y doloridos. La sensibilidad en esa zona es causada por un aumento de las hormonas, por eso esta molestia suele manifestarse durante el primer trimestre de embarazo y luego disminuye en forma considerable.
Para aliviarte debes elegir un sujetador cómodo, preferentemente de algodón, y sin aros metálicos.

Aumento del flujo vaginal

Tener más flujo vaginal durante el embarazo es totalmente normal, la causa radica en el aumento de las hormonas placentarias. Si se trata de un flujo blanquecino e inodoro no debes preocuparte, pero si notas que su color es extraño (amarillento o verduzco) y su olor es fuerte, debes consultar a tu obstetra, ya que podría tratarse de una infección. En ese caso te recetará óvulos vaginales o cremas.
Como su causa es hormonal no puedes hacer demasiado para prevenirlo. Para evitar infecciones debes usar ropa de interior de algodón y suprimir de tu vestuario los jeans o pantalones muy ajustados.
El uso de toallas higiénicas perfumadas, las duchas vaginales y los desodorantes femeninos también están desaconsejados.

Gases

Ya sabías que en el embarazo ibas a tener algunas molestias gastrointestinales, como las náuseas y vómitos, pero es probable que nadie te haya contado sobre otro problema estomacal menos popular pero igual de fastidioso: los gases. Estos se producen porque las hormonas, sobre todo la progesterona, relajan los músculos intestinales causando una disminución de la contractilidad de la musculatura colónica (colon) y haciendo más lento el tránsito intestinal.
Al llegar al tercer trimestre esta molestia puede agudizarse, ya que el tamaño del útero modifica la cavidad abdominal y  comprime los intestinos hacia el diafragma, provocando una digestión aún más lenta.
Por suerte, hay varios recursos para disminuir la presencia de gases y aliviar la distención abdominal.
En primer lugar, debes comer lento, ya que si ingieres alimentos a las apuradas es probable que tragues aire junto con la comida. 
Además, hay que evitar todos los alimentos que producen flatulencias (legumbres, coliflor, brócoli, repollo, cebolla, etc.) y las gaseosas.
También puedes valerte de medicinas naturales para aliviar este tipo de molestias. Beber un té de manzanilla, hinojo o simplemente agua caliente con limón después de las comidas facilitará la digestión.
Si ya has probado con métodos naturales sin éxito y la distensión abdominal es muy molesta, debes informárselo a tu obstetra, es probable que te recete algún tipo de medicación específica, como la simeticona. Más información...

Calambres

Esta molestia aparece en el segundo trimestre y continua hasta el final del embarazo, ya que durante esa etapa, tu sistema músculo-esquelético sufre  la sobrecarga de trabajo. Los músculos se recargan y “protestan” mediante calambres. 
Su presencia también puede deberse a un déficit de sustancias como el calcio y el potasio.
Es importante que se lo comuniques a tu obstetra para que te de un suplemento nutricional en caso de que te falten minerales.
Evita cruzar las piernas mientras estás sentada; y a antes de acostarte masajea tus pantorrillas y realiza ejercicios de elongación (empuja los dedos de los pies hacia arriba con la pierna estirada, despacio para que no duela el músculo).
Cuando te da un calambre puedes aliviarlo con calor localizado (bolsa de agua caliente) o masajes. Una vez que se haya ido, levántate y camina durante unos minutos para que no vuelva a repetirse.

Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

No hay comentarios para esta nota
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas