Miedo al parto  ¿Es posible que no llegue a tiempo al hospital?  ¿Qué pasa si se trata de una falsa alarma?  Ver sangre me impresiona, ¿podré observar el nacimiento de mi hijo?  ¿Qué pasa si olvido los ejercicios de respiración aprendidos en el curso de preparto?  ¿Qué pasa con el tránsito intestinal al hacer fuerza para pujar?  ¿Cómo voy a soportar el dolor?  ¿Qué pasa si mi bebé necesita el uso de fórceps o ventosas para nacer?  ¿El miedo puede jugarme en contra?  ¿Puedo tener una fobia al parto?  ¿Cómo puedo enfrentar el miedo al parto? Encuesta Artículos relacionados Déjanos un comentario

Miedo al parto

El parto marca el final de una etapa y el comienzo de otra, con semejante impronta es lógico que despierte temores y genere ansiedad.
Informarte te ayudará a dejar los miedos de lado y, así, disfrutar al máximo de esta experiencia única y alucinante.

¿Es posible que no llegue a tiempo al hospital?

Los partos en los taxis suceden con más frecuencia en las películas que en la vida real. Desde las primeras contracciones hasta el nacimiento transcurren, en promedio, unas doce horas; por eso
los alumbramientos sorpresa, sin aviso, son una rareza, sobre todo en el caso de las madres primerizas.
Además, en el curso de preparto te enseñarán a identificar todas las señales de alarma. De todas formas, puedes consultarle a la partera cómo actuar en el caso de un parto de emergencia.

¿Qué pasa si se trata de una falsa alarma?

En primer lugar, el médico, la partera o la matrona serán los responsables de considerar una alarma como falsa, así que deberás comunicarte con ellos para constatarlo.
Aunque muchas veces se aconseja a las madres que pasen las primeras horas de parto en su hogar; también es cierto que algunas mujeres transcurren la primera etapa de parto sin dolor y que el cuello del útero se encuentra esa altura bastante dilatado, por eso es preferible llamar al equipo médico o bien dirigirse al hospital. Si todavía no es momento, a lo sumo te enviarán de nuevo a tu casa.

Ver sangre me impresiona, ¿podré observar el nacimiento de mi hijo?

Sí. La verdad es que el nacimiento de un hijo requiere un esfuerzo físico y mental importante, estarás concentrada y no tendrás tiempo de fijarte en la sangre y ese tipo de cuestiones.
En el caso de la cesárea, los obstetras colocan una especie de biombo que impide que la madre y el padre vean la incisión, la cortina se corre en el preciso momento en el que el bebé sale del útero materno.

¿Qué pasa si olvido los ejercicios de respiración aprendidos en el curso de preparto?

Nada; ya que en todo momento estarás acompañada por la matrona o partera quien te indicará cómo proceder. Lo ideal es que la respiración sea relajada y suave, hay que evitar la hiperventilación (respiración rápida).

¿Qué pasa con el tránsito intestinal al hacer fuerza para pujar?

Defecar durante el trabajo de parto es totalmente normal, ya que al presionar la zona perineal lo que tengas en el recto será expulsado. Lo más probable es que ni siquiera te percates, pero si te das cuenta de que estás por mover el vientre, no lo detengas, los médicos están acostumbrados y nadie se molestará o se sentirá incomodo, ya que se trata de una situación totalmente natural.

¿Cómo voy a soportar el dolor?

En primer lugar, cada persona tiene un umbral del dolor diferente, por eso no te dejes asustar por experiencias ajenas.
En caso de que consideres que el dolor es insoportable, puedes pedir que te apliquen anestesia peridural, después de eso ya no sentirás más nada.

¿Qué pasa si mi bebé necesita el uso de fórceps o ventosas para nacer?

Los fórceps y ventosas obstétricas se utilizan en casos puntuales. En Estados Unidos, por ejemplo, sólo el 5% de los partos se valen de estas herramientas.
Los médicos pueden considerar su uso cuando la mujer ha estado pujando demasiado tiempo y se siente completamente agotada; por eso si durante el parto tu obstetra te avisa que piensa utilizar fórceps o ventosas, puedes pedirle que te dé una oportunidad más y te permita seguir pujando. Si es posible y todavía está a tiempo, lo permitirá.
Si hay sufrimiento fetal (el bebé está casi coronando pero su frecuencia cardíaca cae), su uso no sólo será inevitable, sino beneficioso.

¿El miedo puede jugarme en contra?

Sí, de hecho de acuerdo un estudio publicado en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, una revista médica especializada en obstetricia y ginecología, las mujeres que se sienten temerosas al momento de dar a luz tienen un parto una hora y media más largo que aquellas que se encuentran relajadas a lo largo del proceso.
Para llevar a cabo el estudio, el equipo de investigadores trabajó con 2206 embarazadas, a quienes les realizó un test en las 32 semanas de embarazo para identificar a las mujeres que tenían miedo al parto. Aquellas que manifestaron ese temor, el 7,5% de las participantes, justamente estuvieron de parto durante un promedio de ocho horas, a diferencia de las seis horas y media de las parturientas que no tenían miedo.

¿Puedo tener una fobia al parto?

Existe la tocofobia que es el temor excesivo e irracional sobre todo lo relacionado al embarazo y al parto. Cualquier fobia constituye un mecanismo que provoca la huída, o la necesidad irrefrenable de huída, frente al estímulo temido.
Cuando el temor profundo se asocia al momento inminente del parto, aquellos que rodean a la embarazada pueden detectarlo – cuando es patológico y puede ser un problema a la hora de atravesar esa circunstancia vital – y ayudarla a comprender qué es lo que tanto la angustia.

¿Cómo puedo enfrentar el miedo al parto?

En primer lugar, no te quedes a solas con tus temores, es importante que puedas expresarlos ante tus seres queridos y de máxima confianza.
También podes pedir ayuda profesional, es fundamental que tu obstetra tenga la sensibilidad de empatizar con lo que te ocurre; y si los temores superan la posibilidad subjetiva de atravesar la situación, entonces deberías ver a un psicólogo.
Por último, aléjate de las mujeres que transmiten experiencias personales negativas. Cualquier estimulo negativo que aumente las fantasías temerosas que rodean la idea del parto, puede ser una prueba muy difícil de enfrentar.

Asesoró:
Lic. Adriana Martínez
Psicoanalista
info@fundacionbsas.org.ar
Tel. 4554-5407 / 5395

Encuesta

¿Tienes o has tenido miedo al parto?


Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

No hay comentarios para esta nota
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas