Control prenatal: Tercer trimestre

por el Equipo Médico de Babysitio

 ¿Con qué frecuencia se deben realizar los controles prenatales?  ¿Qué estudios deben realizarse?  ¿Voy a necesitar hacerme otros estudios?  ¿Qué controles físicos deben realizarse?  ¿El médico debe aconsejarme sobre temas específicos?  ¿Debo consultar todas mis dudas durante este período?  ¿Cómo debo encarar el posparto? Artículos relacionados Déjanos un comentario

¿Con qué frecuencia se deben realizar los controles prenatales?

Por lo general, las visitas al médico durante este período (semanas 2836) son cada 15 días. El médico intentará saber si desde la última visita tuviste contracciones, dolores de cabeza, edemas, mareos u otros síntomas por el estilo. No dejes de consultarle nada por más banal que te parezca la pregunta, ni dejes de mencionarle detalles habituales como distintos dolores, mal humorcansancio. También, durante este período, el médico seguirá con el monitoreo de los temas que pudieran haber surgido de encuentros anteriores y controlará los resultados de análisis u otros chequeos que te haya encargado.
Durante este período se pone más atención en los movimientos del bebé. El médico indagará sobre si sientes que el bebé se mueve y cuán frecuentes son dichos movimientos. Si lo creyera necesario, te indicará que empieces a controlar diariamente la actividad del bebé para saber si sus movimientos son menos frecuentes que lo acostumbrado.

¿Qué estudios deben realizarse?

En esta tercera etapa del embarazo, que va de la semana 28 a la36, hay una serie de controles que debes realizarte:

  • Inyección de inmunoglobulina-Rh

En caso de que tu sangre sea Rh-negativo (más del 15% de las mujeres tiene este tipo) y la del padre del bebé no, el médico te ordenará hacerte un análisis en la semana 28 para constatar que hay anticuerpos. Luego del análisis, te aplicará la inyección para no correr riesgos con el embarazo y para que en un embarazo futuro tu hijo no nazca con el tipo Rh-positivo. Por lo general, el médico te manda a realizar el análisis de sangre hacia el final del segundo trimestre, junto con el análisis de glucosa.

  • Estudio para la detección del Estreptococo grupo B (EGB)

Por lo general entre las semanas 3537 se te tomarán muestras de la vagina y el recto para verificar si hay o no infección por estreptococo grupo B (EGB) . Si el análisis es positivo, tendrás que tomar antibióticos durante el parto para impedir que la infección pase al bebé. En caso de la infección haya sido detectada en el tracto urinario con anterioridad, no es necesario realizarte el análisis debido a que el médico ya estará sobre aviso y te dará los antibióticos de todas maneras. Lo mismo sucederá si ya tuviste un bebé con esta infección, los antibióticos te serán suministrados automáticamente a la hora del parto.

¿Voy a necesitar hacerme otros estudios?

Es posible que el médico te ordene hacerte otros análisis en caso de que:

  • Hayas tenido anemia durante el primer tiempo del embarazo y quiera descartar el riesgo definitivamente.
  • Corras riesgos de contraer infecciones de transmisión sexual como sífilisgonorreaHIVclamidia u otras.
  • El resultado del análisis de glucosa en sangre haya sido alto y aún no te hayas hecho el control de tolerancia para corroborar si tienes diabetes gestacional.
  • Considere que el embarazo pueda tener complicaciones o haya sido calificado como de alto riesgo. Por lo general, estos exámenes son para monitorear el crecimiento del bebé. Se te pedirá una prueba no estresante o un chequeo biofísico.
  • Haya pasado la fecha de parto. En este caso, entre las semanas 4041 del embarazo, el médico podrá pedirte un perfil biofísico completo o modificado, junto con una ecografía para medir el líquido amniótico, y una prueba no estresante para medir el ritmo cardíaco del bebé. Por medio de estos exámenes el médico decide si conviene esperar un tiempo más que el parto se de por sí solo. Puede ocurrir también que a pesar de que todo marche normalmente se realice la inducción del parto, en el caso de que el bebé no haya nacido a la semana 42. La inducción también se efectúa si el cuello uterino está maduro. Esto se hace debido a que pasada la semana 42 los riesgos para la mamá y el bebé aumentan considerablemente.
  • Una ecografía anterior detecte que tengas placenta baja o placenta previa. En este caso se te realizará otra ecografía para observar mejor la ubicación de la misma.

¿Qué controles físicos deben realizarse?

De igual modo que en el período anterior, el médico controlará la presión arterial y tu peso, y que no haya evidencia de hinchazón en el rostro, manos y tobillos. También, te ordenará realizar un análisis de orina para detectar si hay signos de preeclampsia, infecciones urinarias u otros inconvenientes. 
Con respecto al bebé, chequeará su ritmo cardíaco y palpará tu abdomen para determinar el tamaño. También, para constatar que el ritmo de crecimiento del bebé es el normal, medirá la distancia que hay entre la parte superior del útero y el hueso púbico para comparar las medidas de la consulta anterior con la edad de desarrollo del bebé. De existir alguna anormalidad, te indicará realizarte una ecografía y controlar los niveles del líquido amniótico.
Es posible que en este tiempo el médico esté en condiciones de confirmarte si el bebé se encuentra cabeza hacia abajo (posición óptima para el parto) o con las nalgas hacia abajo. Si el médico constata que el bebé se halla con las nalgas hacia abajo, o le cuesta determinar la posición exacta, te realizará una ecografía o e ofrecerá la alternativa de practicar una versión cefálica externa (rotación manual del feto). 
En cuanto a los exámenes pélvicos durante este período, quedan a criterio de cada médico. El profesional los realizará si los cree necesarios para despejar algunas dudas, como la posibilidad de enfrentar un parto prematuro o para constatar la posición del bebé si la fecha de parto está muy próxima.
En caso de que el embarazo se extienda de la fecha probable de parto, se te realizará un examen del cuello uterino para chequear si está suavizándose, dilatándose o afinándose y también si el bebé está en la posición correcta (de cabeza). Con respecto a esto último, es posible que te haga un examen vaginal para asegurarse que la posición del bebé es la adecuada. De acuerdo con estos datos, el médico podrá decidir la conveniencia, o no, de llevar a cabo un parto inducido.

¿El médico debe aconsejarme sobre temas específicos?

Es posible que el médico te pidas que lo llames en caso de que notes que los movimientos del bebé disminuyeron o detectes sangrado vaginal. También, te aconsejará acerca de otras cuestiones como parto prematuro, preeclampsia o si es necesario realizar algunos de los exámenes que se describen más arriba.

¿Debo consultar todas mis dudas durante este período?

Sí, es aconsejable que te saques todas las dudas sobre lo que resta de embarazo y de la etapa del parto. Ninguna pregunta está demás si contribuye a tu tranquilidad y seguridad personal. También es posible que estés tomando clases de preparación para el parto y allí se despejen muchas de tus dudas, pero lo mejor es que aproveches y le preguntes todo al médico.

¿Cómo debo encarar el posparto?

Por lo general, después del parto no te encuentres en las óptimas condiciones para tomar algunas decisiones. Lo mejor es que antes del parto dejes establecidas las cuestiones que para vos sean más importantes, como por ejemplo quién será el pediatra del bebé

Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

No hay comentarios para esta nota
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas