Motricidad

Tu hijo adquiere aún más destrezas. Es posible que se lave las manos y la cara solo y pueda vestirse con la ropa que le hayas dejado elegir.

Lenguaje

Tu hijo tiene un vocabulario más amplio en la intimidad aunque quizás se inhibe frente a extraños. Puede hacerse entender perfectamente con frases cortas pero con sentido.

Juegos

Puedes jugar a la escondida con tu hijo y hacer que cuente del 1 al 10. Estimular actividades como pintar, cantar o bailar le resultarán divertidas. Si ha adquirido el hábito, la lectura antes de dormir o que le cuentes historias de personajes que le interesen estimularán su imaginación.

Conducta

Notarás que tu hijo desea tomar decisiones. Este es un signo de maduración y seguridad de sí mismo. Estimúlalo para tomar decisiones sobre la ropa que desea ponerse, a qué juego desea jugar o lo que quiere comer en el almuerzo o la merienda. Sólo muestra autoridad cuando sus decisiones impliquen peligro.
Tu hijo continuará con el descubrimiento de sus genitales y el placer que le produce tocarlos. Nunca lo inhibas pero explícale que no debe hacerlo en público.

Control de esfínteres

Continúa con el interés en la percepción del deseo miccional. Si te avisa que desea hacer pis o caca, llévalo al baño y ayúdalo a quitarse el pañal. Si logra hacerlo en el inodorito, festeja este logro.

Comportamiento social

Tal vez ya fue o esté por ir al primer cumpleaños de algún primo o amiguito. Ten presente que en esta etapa puede ser que no le guste integrarse con los demás o bien no le gusta compartir sus juguetes. No te inquietes porque todavía tiene tiempo para aprender. Déjalo y obsérvalo como se desenvuelve ante las respuestas de los demás niños. Entre ellos sabrán resolver sus propios problemas. Si tu hijo pega o muerde y ya te has ido de una reunión por esta razón, hazlo tantas veces como sea necesario, hasta que aprenda que no está bien.

Sueño

Tu hijo ya está grande para dormir en una cuna. Necesita una cama de adulto. Intenta elegir el mobiliario con tu hijo para que se sienta cómodo y perciba que es suyo, que ya es independiente. No olvides colocar en su nueva cama los objetos que el niño quería tener a su lado a la hora de dormir, inclusive su chupete si es que lo utiliza. Puede despertarse por miedos nocturnos y buscarte en tu cuarto o llamarte. Siempre debes responder al llamado o levantarte a acostarlo en su cama (si es él quien apareció en tu cuarto). Sé cariñosa y acompáñalo hasta que se sienta confortado y luego dile que hay que dormir. No es una tarea fácil pues como tienes sueño sueles ceder a acompañarlo toda la noche. Si esto ocurre es preferible que te acuestes en su cuarto y vuelvas al tuyo cuando se haya dormido y no a la inversa.

Dejanos un comentario sobre esta nota
Comentario 
  No dejes una pregunta aquí y recuerda que todos
los datos que ingreses aparecerán publicados al pie
de esta sección.

Comentarios

No hay comentarios para esta nota
Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas














Mi embarazo de