Crece en la Argentina el uso del implante subdérmico como método anticonceptivo

por el Equipo de Babysitio



Está incluido dentro Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable para mujeres con un evento obstétrico anterior. Durante este año en el sector privado la demanda del implante creció en más del 80%.

Si bien la píldora anticonceptiva sigue siendo el método de control de la natalidad más popular en todo el mundo, cada vez son más las mujeres que optan por los anticonceptivos reversibles de larga duración. Una de las más recientes novedades en materia de este tipo de métodos es el implante subdérmico.

Del tamaño de un fósforo, el implante consiste en una varilla suave y flexible que se coloca debajo de la piel en la parte interna del antebrazo, desde donde libera en forma continua la hormona etonogestrel durante 3 años.

“En los últimos años hubo un aumento muy importante en la solicitud y en la colocación de implantes, especialmente en las adolescentes y jóvenes. Está indicado para todas las mujeres que lo deseen, salvo que no respondan a los criterios de elegibilidad que plantea la Organización Mundial de la Salud.

Puede ser colocado después del parto o inmediatamente después de un aborto espontáneo o provocado. También es recomendado para las personas que no planean un embarazo en el corto plazo”, explicó la doctora Sandra Vázquez, ginecóloga y directora Ejecutiva de FUSA Asociación Civil.

La especialista destacó que una de las ventajas del implante radica en que está indicado especialmente para las mujeres adolescentes, ya que su efectividad no depende de la acción de la usuaria como los anticonceptivos orales que requieren la toma diaria de una píldora. El implante está incluido dentro del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable para mujeres con un evento obstétrico anterior (ya sea parto o aborto).

Por lo tanto, al estar incluido en el Programa, en esta población el acceso al método es gratuito. “Si bien son las mujeres profesionales las que más eligen este anticonceptivo, la priorización ha sido la población de mujeres de 15 a 19 que ya tienen un hijo/a”, afirmó la doctora Vázquez. En el transcurso de 2016, en todas las provincias de Argentina, se distribuyeron a través del programa 55.850 implantes.

Los datos de aceptación del implante subdérmico son sumamente alentadores. En el mercado privado, en enero de 2016 se vendieron 117 implantes mientras que, al mes de mayo, el número de implantes vendido ascendió a 725. Es decir, en el transcurso del año el número de colocación del implante aumentó un 84%.

Los métodos anticonceptivos reversibles de larga duración (LARC, según sus siglas en inglés) son considerados una estrategia altamente efectiva para prevenir los embarazos no deseados. Dado que no deben ser usados diariamente como las píldoras, estos métodos (entre los que se encuentran los dispositivos y sistemas intrauterinos, las inyecciones y los implantes subdérmicos) ofrecen una efectividad óptima tanto en su uso ideal como real, ya que su capacidad anticonceptiva no depende ni de la adherencia ni del correcto uso por parte de la pareja.

Un aspecto particular del implante subdérmico es que, si bien se trata de un método anticonceptivo hormonal, no contiene estrógenos. Tiene una efectividad superior al 99% y debe ser insertado y extraído por personal sanitario debidamente entrenado. Es un procedimiento ambulatorio que requiere el uso de anestesia local. Puede ser usado por las mujeres que amamantan.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas