El autismo fotografiado por un padre

por Entremujeres®



El fotógrafo Timothy Archibald tiene un hijo llamado Elijah, que padece autismo. Se sentía desconectado y le costaba relacionarse con el niño, hasta que encontró la solución en su cámara y nació un proyecto que se transformó en un libro de 43 fotografías.

Fotógrafo captura universo especial de su hijo autista

Las imágenes fueron tomadas, durante un período de tres años, en distintos lugares de la casa que la familia comparte en California, Estados Unidos. La serie se titula "Echolilia": proviene del término “ecolalia”, que define a la repetición de sonidos y oraciones, algo muy común en los niños con este trastorno. 

“Al principio, Eli no sabía exactamente de qué se trataba", dijo Timothy Archibald a BBC Mundo, "pero después se convirtió en el proyecto de ambos. Fue como si finalmente tuviésemos algo en común, juntos. Mi rol como líder cambió. Me convertí en su amigo y eso era lo que necesitaba en ese momento".

“Las fotografías que fueron tomadas al inicio del proyecto son más oscuras que las últimas. Esto denota la tensión que se vivía en la casa. En la imagen que aparece con las pinzas en su boca, por ejemplo, se nota el nerviosismo. El puente entre nosotros aún no se había construido. Yo en ese momento sentía que cualquier cosa podía pasar", agrega.

"En la siguiente imagen (la número 6), en cambio, Elijah estaba explorando el mundo al igual que un bebé. Solía ponerse objetos en el rostro, en la cabeza. Creo que la foto pudo haber sido tomada a cualquier niño, no necesariamente autista. Para el proyecto fue muy importante. Es la portada del libro porque ilustra a alguien que mira el mundo a través de un filtro", continúa Timothy.

Luego las cosas cambiaron. "Lo que pasó con Eli y yo es que de pronto teníamos una base, una historia compartida. Es como cuando tenés un accidente de auto y solo vos y otro amigo sobreviven. Se crea un vínculo, ocurre un acercamiento. Algo así fue lo que nació con 'Echolilia' cuando no existía ninguna conexión entre nosotros", relata el padre.

"Cuando lo veía haciendo algo que me llamaba la atención, le proponía repetirlo a una hora y en un lugar específico de la casa en el que la luz nos favoreciera”, dice Timothy. "Las fotografías fueron tomadas en instantes en los que ambos estábamos solos. Aunque fueran 5 ó 10 minutos. Buscábamos el momento, casi siempre mientras su hermano Wilson dormía la siesta”, relata.

"Ahora Elijah está bien, tiene sus intereses personales. Me contenta decir que ya este proyecto terminó. Mi interés por la fotografía provocó su nacimiento, pero ahora necesito que él tenga sus propios intereses. Le atraen el béisbol y los videojuegos en línea, como a cualquier niño. Cada vez que firma un libro de 'Echolilia' (todos los ejemplares están autografiados por padre e hijo), Eli recibe un dólar de recompensa. Por eso lo sigue haciendo", concluye Archibald.

A continuación les presentamos algunas fotos de su trabajo.

1tzLYh4
3GSITqx
4BJ616A
CEe8NkS
GK0hXuG
I3xQBOw
jZ5Wxzc
Wl8JvGY
Bx5yzKD
echolilia_09

 

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas