El extraño caso del bebé que se prende fuego de forma espontánea

por el Equipo de Babysitio



Los médicos piensan que el niño sufre una rara afección llamada "combustión espontánea humana".

Todo el equipo médico que ha atendido al bebé está sorprendido ya que no saben cuál es la causa que ha hecho arder al pequeño Rahul cuatro veces desde su nacimiento. En todo este tiempo, sus papás tuvieron que acudir al hospital en cuatro ocasiones luego de ver cómo su hijo estaba rodeado de llamas sin conocer el origen del fuego.

Rahul sufrió el primer incidente cuando tenía tan sólo nueve días de nacido. Según su papá, la familia ha perdido todo por la condición de su hijo, pues asegura que han sido víctimas de la exclusión por parte de la sociedad. 

Los médicos del Hospital Kilpauk de la ciudad de Madres, India, comenzaron a investigar este extraño caso y sospechan que se puede tratar de un extraño fenómeno llamado combustión espontánea humana. Según la revista Times de India, uno de los pediatras que lo atiende cree que el pequeño puede estar emitiendo, a través de sus poros, una especie de gas que hace combustión al entrar en contacto con la atmósfera.

Por su parte, R. Jayachandran del departamento de pediatría de la Kilpauk Medical College Hospital, expresó que "el bebé tiene que ser observado cuidadosamente. Tenemos que investigar si la enfermedad es genética. Vamos a llevar a cabo pruebas para determinar el tipo de gases generados por el niño", declaró.

"El bebé está estable y está en tratamiento por las heridas y cicatrices que dejaron las quemaduras. Los sistemas de apoyo de salvamento se encuentran aquí para Rahul en la unidad de cuidados intensivos", aseguró Narayan Babu, jefe de pediatría del hospital.

Esta rara enfermedad es muy debatida dentro de la comunidad científica. La mayoría de los científicos y profesionales de la salud creen que un caso así es imposible que ocurra. Uno de los investigadores que participan en este estudio piensa que "un bebé que arde de forma espontánea no es posible", y desmonta la teoría de sus colegas con un ejemplo muy visual: "los alcohólicos segregan un pequeño porcentaje de alcohol en su sudor y sin embargo no se prenden fuego".

Ante estas teorías antagónicas, se impone una versión más terrenal y mucho más triste: la de posible maltrato infantil. Y así lo cree el jefe de pediatría del hospital, el doctor Babu: "Estamos explorando todas las posibilidades, incluyendo un caso de maltrato". En los próximos días presentarán los resultados de las distintas pruebas que le está haciendo. Estas pruebas incluyen desde análisis de las muestras de sudor, orina y sangre hasta analizar sus órganos para ver si ha habido maltrato, aunque en una primera exploración se ha determinado que su funcionamiento es correcto. "Los órganos del bebé están funcionando normalmente y es estable", explicó el doctor.

Sin embargo, también se está buscando otra posible explicación, y es que el fuego podría ocasionarse por un material de construcción utilizado en el pueblo de la familia. Según los informes de los bomberos locales, varias casas fueron reducidas a cenizas en 2004 a causa de fósforo altamente inflamable que se utilizó en la construcción.

El pequeño Rahul continúa mejorando, aunque sus quemaduras ya han sanado y sólo le queda el recuerdo en forma de cicatrices en su cabeza, el torso y las extremidades. Sorprendentemente no hay ningún tipo de quemaduras en su espalda. "Esto podría deberse a que estaba de espaldas y su parte posterior no estaba en contacto con el aire", comentó uno de los doctores que investiga este extraño fenómeno de combustión espontánea humana.

Combustión espontánea humana: un fenómeno muy discutido

La mayoría de los médicos y científicos creen que el fenómeno de la combustión humana es falso, y que tiene su origen en mitos y leyendas urbanas y no en hechos de la realidad. Por esta razón, la mayoría de estos casos han sido estudiados más profundamente por seguidores de fenómenos paranormales que por la comunidad científica. No obstante, el caso de este niño hindú podría suponer una luz para el profundo estudio de esta curiosa enfermedad si es que existe.

En los últimos 300 años se han registrado sólo 200 casos de combustión espontánea humana, una cifra muy pequeña que ha dificultado el correcto estudio del fenómeno. El caso más conocido quizá sea el de la Condesa de Cesena, citado por Charles Dickens en uno de sus relatos, en el que la condesa fue hallada reducida a cenizas mientras que su habitación estaba intacta.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas