Fallo de la Corte: se podrá congelar el cordón umbilical para uso privado

por el Equipo Médico de Babysitio



Quedó sin efecto una resolución del Incucai que obligaba a donar las células madre para el uso público.

La Corte Suprema de Justicia dictaminó ayer que se puede guardar las células madre del cordón umbilical de los bebés en bancos privados para el uso propio y no hay obligación de donarla. Lo declaró a raíz de una acción de amparo que había sido presentada por la periodista Marina Calabró y otras personas en contra de una resolución del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) de 2009.

La resolución no impedía ni limitaba el almacenamiento y uso de las células madre de cordón umbilical para el autotrasplante, pero obligaba a que estuvieran disponibles si una tercera persona las necesitaba. Según argumentó el Incucai en su sitio en Internet, la resolución se fundamentaba “en los principios de altruismo y solidaridad, en los que se sustenta nuestro sistema de donación y trasplante”. Esa norma contó con la adhesión de la Organización Nacional de Trasplantes de España y de la Sociedad Argentina de Hematología, entre otras entidades extranjeras y nacionales.

Pero algunas parejas y los dueños de los bancos privado de almacenamiento de las células del cordón umbilical no estaban de acuerdo con la obligación de disponer del uso público de las células. “La demanda fue iniciada en 2009 porque las familias consideraron que el Incucai no tenía competencia para tomar la decisión y porque era inconstitucional que las obligaran a donar células del cordón umbilical”, explicó ayer el abogado Carlos José Laplacette, del Estudio Badeni, Cantilo, Laplacette, y Carricart, que es apoderado de las familias demandantes y del banco privado Mater Cell, que se dedica a la congelación (criopreservación) de las células.

Las células en cuestión forman parte del cordón umbilical y pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea está enferma. El trasplante a terceros permite producir nuevas células sanguíneas sanas y está indicado en pacientes que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea. Ese tipo de trasplantes se hacen habitualmente en el mundo y hay bancos públicos a los que las parejas pueden donar las células. En la Argentina, desde 2005 funciona el banco público del Hospital de Pediatría Garrahan. Desde 2003, abrieron bancos privados que ofrecen el almacenamiento con la promesa de que en el futuro las células podrían servir para tratar diabetes, enfermedad de Parkinson, parálisis cerebral, infartos y esclerosis múltiple, entre otros trastornos, aunque aún no está comprobado. La Asociación Mundial de Donantes de Médula y la Academia Americana de Pediatría se manifestaron en contra del almacenamiento privado por la poca utilidad. Ayer, la Corte Suprema no se expidió sobre la utilidad. “La Corte invalidó –dijo Laplacette– la resolución del Incucai, por lo cual no se obligará a donar las células del cordón umbilical a las personas que no lo deseen”.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas