La conmovedora historia del bebé que nació dos veces

por el Equipo de Babysitio



Aunque sea difícil de creer, este bebé literalmente nació en dos momentos diferentes para poder seguir con vida.

El embarazo es una etapa de alegría pero también de muchos miedos e inquietudes que frecuentemente están relacionados a la salud del bebé. Pero más allá de estas preocupaciones que asaltan a todas las embarazadas, lo que le sucedió a esta mamá superó todos los temores imaginables.

Margaret Boemer cursaba el embarazo de su tercera hija hasta que a las 16 semanas le detectaron, en una ecografía de rutina, un teratoma sacrococcígeo: un tumor que estaba creciendo rápidamente en el cóccix de su bebé.

"Fue muy impactante y aterrador, porque no sabíamos lo que significaba esa larga palabra y lo que suponía ese diagnóstico", comentó la mamá al Hospital Infantil de Texas, según la CNN.

Si bien este tipo de tumores localizados en el cóccix son muy raros (aproximadamente 1 de cada 35.000 bebés nacen con uno), sigue siendo el tumor más frecuente que los médicos ven en los recién nacidos. Además, son tumores que no suponen mucho riesgo, ya que se pueden operar exitosamente luego del parto.

Sin embargo, este no fue el caso de la pequeña Lynlee Esperanza. El Dr. Darrell Cass explicó a la CNN que el tumor fue creciendo rápidamente ya que le succionaba la sangre al feto, y como LynLee también estaba creciendo, era básicamente una competencia. "En algunos casos, el tumor gana y el corazón del bebé no puede seguir con el ritmo normal, entra en insuficiencia cardíaca y el bebé muere", dijo.

Esta pérdida hubiera sido devastadora para la mamá puesto que ya había perdido al gemelo de LynLee en las primeras semanas del embarazo. Esta vez, las únicas opciones que tenía eran practicar un aborto, cosa que Margaret no quería, o someterse a una cirugía fetal de extrema complejidad en la que prácticamente se saca al bebé fuera del útero. A las 23 semanas del embarazo tuvo que tomar una decisión.

"El tumor comenzó a cercar su corazón por debajo y entró en insuficiencia cardíaca, por lo que las opciones eran dejar que el tumor avanzara o bien darle una oportunidad para vivir."

Increíblemente, el tumor era casi tan grande como LynLee en el momento que los médicos abrieron el útero de Boemer para comenzar con la intervención. El Dr. Cass explicó en qué consistía esta operación tan delicada.

"Básicamente, el feto está fuera, completamente fuera, y todo el líquido amniótico se derrama. Realmente es una operación bastante dramática". "Es una especie de milagro que se pueda abrir el útero de esa manera, sellar todo de nuevo y que todo vuelva a funcionar", agregó.

Casi tres mes después, LynLee nació oficialmente, una segunda vez... Fue por cesárea a las 36 semanas de embarazo. En poco tiempo, los médicos tendrán que realizar otra cirugía para extraer algunos restos del tumor. La mamá confesó que todo el proceso fue extremadamente aterrador y doloroso. Ahora, LynLee se encuentra con un perfecto estado de salud y según Margaret este desafío valió todos las penas por las que tuvo que pasar.

 

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas