La historia de esta mamá sobre la cicatriz de su cesárea te emocionará

por el Equipo de Babysitio



¿Sabías que el feto puede ayudar a reparar la cicatriz de una cesárea? Sin embargo, lo que emocionó a esta mamá es algo aún más sorprendente. 

Un reciente artículo que leí sobre las células fetales me hizo llorar. Existe una gran cantidad de trabajos científicos acerca de estas células y sobre cómo pueden encontrarse, por ejemplo, en todo el cuerpo de la mujer durante el resto de su vida, y también, sobre cómo pueden ayudar a las madres a luchar contra el cáncer de mama. (También hay, para ser justos, cosas preocupantes, ya que a veces pueden provocar enfermedades autoinmunes en la madre).

Pero esto es lo que me hizo saltar las lágrimas:

"Los científicos han encontrado células fetales en tejidos de cicatrices, específicamente cicatrices producidas por una cesárea. Estas células producen colágeno. Por lo que el feto puede ayudar a la madre a recuperarse después del nacimiento reparando sus heridas".

Nunca he tenido una relación particularmente negativa con las cicatrices de mis cesáreas. Mis cesáreas fueron necesidades que dejaron una marca y nunca me parecieron desagradables.

Tampoco pensé, como muchas mujeres, que la cicatriz es la marca de una batalla de la que hay que estar orgullosa. Para mí, no es bonita ni tampoco fea o desagradable. Simplemente es una cicatriz.

Pero ahora, tengo que admitir que esta historia cambió al instante y de forma permanente lo que siento por estas marcas. Lo maravilloso de todo esto es que esas células de mis bebés ayudaron a que las incisiones sanaran. Aunque aún existe algo más maravilloso. Ahora sé que también existe una parte de cada uno de mis hijos atesorados en esta marca de mi cuerpo por el resto de mi vida. Simplemente... ¡guau!

Como dije, sé que muchas mujeres luchan con las cicatrices de sus cesáreas. Tal vez pienses que es fea, o que tal vez te recuerde a una experiencia de parto traumática. No estoy tratando de negar esos sentimientos.

Pero la próxima vez que mires la cicatriz de tu cesárea, la próxima vez que pases la mano sobre ella, la próxima vez que estés sentada en el inodoro mientras tu hijo irrumpe en el baño y te pregunta acerca de ella recuerda esto: en un sentido muy real y físico, esa cicatriz te permite llevar un pedacito de tus hijos contigo y para siempre. Y olvidando lo que diga la ciencia, para mí eso es mágico.

Por Jessica Shortall

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas