Los bebés pueden ver cosas invisibles para los adultos

por el Equipo de Babysitio



Los bebés con menos de cinco meses de edad poseen la capacidad de ver cosas imperceptibles para los adultos. Con el paso del tiempo se pierde y desarrollan otros aspectos de la vista.

Una investigación que se llevó a cabo en Japón en la Universidad de Chuo, ha publicado en la revista Current Biology un estudio que demuestra que los bebés pueden percibir diferencias muy sutiles entre imágenes prácticamente idénticas para cualquier adulto. Esto se debe a que los recién nacidos carecen de lo que se denomina constancia perceptual, un sistema visual que desarrolla el hombre con los años con el fin de reconocer objetos en movimiento y en diferentes entornos para simplificarlos y reconocerlos como iguales.

Lo que demuestran las últimas investigaciones

Los científicos estudiaron a 42 bebés de entre 3 y 8 meses que observaron pares de imágenes creadas por computadora de objetos reales de tres dimensiones. Como los bebés no pueden explicar lo que ven, los expertos analizaron cuánto tiempo los bebés observaban cada imagen.

Algunos estudios anteriores demostraron que los bebés miran más tiempo los nuevos objetos que los que le son familiares. Y esto sucedió en el reciente estudio. Aunque las imágenes eran casi idénticas para los adultos, los bebés las percibían como nuevas, quedándose más tiempo observándolas.

"Comúnmente se cree que esta función visual de alto nivel se adquiere mediante el aprendizaje postnatal, basándose en funciones de bajo nivel desarrolladas anteriormente, como la diferenciación de la imagen. Sin embargo, hemos demostrado que antes de desarrollar la constancia perceptual, los bebés de 3 a 4 meses de edad tienen una capacidad sorprendente para diferenciar ligeros cambios de una imagen debido a la iluminación que no son notables para los adultos", comentaron los investigadores.

El estudio demuestra que durante los 5 y los 6 meses de edad comienza a constituirse la constancia perceptual y se pierde la capacidad para detectar diferencias múltiples en el campo visual que sin embargo, eran muy notables para los bebés. De modo que ahora se explica porqué el bebé se queda a veces mirando un lugar donde nosotros creemos que no hay nada nuevo, o bien porqué elige siempre un mismo objeto de dos que son prácticamente iguales.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas