Una mamá cose y regala ropa miniatura para bebés prematuros

por el Equipo de Babysitio



Dona la ropita que confecciona para que las familias se lleven al menos un lindo recuerdo de un momento tan difícil de sus vidas.

Amanda Huhta fue mamá de un bebé prematuro que nació a las 25 semanas y 4 días de embarazo en el Centro Médico de Tucson. Cuando su hijo comenzó a recuperarse, se dio cuenta que no había muchas opciones de ropa para vestir a bebés prematuros. Lo poco que encontraba eran prendas realmente muy básicas.

Entonces se propuso cambiar esta situación para que otras familias pudieran vestir a sus bebitos con más variedad y opciones. Y así creó una organización llamada Veinticinco y Cuatro, conmemorando la edad que tenía su hijo al nacer. Amanda comenzó a confeccionar ropita con diversos estampados para los prematuros que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y repartirla donde su hijo nació.

 

 

La mamá comentó recientemente que buscar ropa para un bebé prematuro es lo menos en lo que uno piensa cuando está en una situación como en la que ella estuvo cuando nació su hijo.

"No tenía ni idea de que podrían salvar a un bebé tan pequeño. Supusimos que estaríamos planeando un funeral y no buscando ropa" comentó la mamá.

Sin embargo, su pequeño luchador empezó a recuperarse día tras día, y fue entonces que Amanda se dio cuenta que quería vestir a su pequeñito con diversas prendas durante los más de cien días que llevo su recuperación total.

La ropa que confecciona son camisas pensadas especialmente para bebés prematuros extremos, que pesan desde los 450 gr. También hay camisitas para bebés de hasta 4,5 kg. que se encuentran en UCIN por varias razones de salud. La prendas tienen diseños como lunares, camuflaje, animales y los más divertidos motivos.

Veinticinco y Cuatro es financiado a través de donaciones y proporciona las camisas para los bebés en la UCIN de forma gratuita. 

 

 

Al principio, sólo Amanda y su mamá confeccionaron los trajes. Ahora, Veinticinco y Cuatro tiene costureras voluntarias en cada estado y en varios países. "Ellos merecen ser elogiados, ya que esto no sería posible sin su bondad y generosidad", dijo Amanda. "Todos ellos donan su tiempo y materiales a estos bebés".

Amanda comentó que su historia y su trabajo con Veinticinco y Cuatro se "extendió como un incendio forestal". Una camisa que envió recientemente a unos papás de la India le recordó la magnitud de la tarea que realiza junto a sus voluntarios.

"Acabo de enviar una camisa a la India hace tres días. Fue sensacional" dijo.

 

 

Más allá del gesto que esto supone para las familias de bebés prematuros, las camisitas tienen un diseño muy novedoso, ya que son muy fáciles de poner a través de un cierre de velcro, para no molestar a los bebitos que se encuentran tan delicados. El objetivo de su organización es muy simple: que todos los padres de prematuros puedan recordar el momento en que visiteron a su bebé por primera vez.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas