Nuevo avance en fertilidad más económico, sin inyecciones y más rápido que la FIV

por el Equipo Médico de Babysitio



Consiste en la punción y aspiración de ovocitos inmaduros sin estimulación ovárica, madurando en cambio en el laboratorio antes de ser transferidos al útero.

Las mujeres que luchan contra la infertilidad pronto podrán contar con un tratamiento más económico y menos medicamentoso e invasivo como una alternativa a la fertilización in vitro (FIV).

El nuevo avance se ha logrado sobre un tratamiento que se llama maduración in vitro (MIV) que consiste en hacer madurar los óvulos en el laboratorio en la misma fase madurativa de los que se recolectan por FIV sin necesidad de inyecciones.

El equipo de Investigación australiano encabezado por el doctor Robert Gilchrest de la Universidad de New South Whales, continúan perfeccionando la técnica antes de su lanzamiento final.

La ventaja del tratamiento es que se eliminan dos semanas de inyecciones hormonales que se aplican en cualquier tratamiento de FIV y se acorta todo el proceso que dura un mes a sólo algunos días.

“En realidad, esta técnica ya existía junto a la FIV pero no se utiliza debido a que su éxito es menor que el de la FIV” comentó el doctor Gilchrest.

“Lo que estamos haciendo con nuestro equipo es eliminar esa brecha. Por el momento parece muy pequeña, sin embargo, tanto los doctores como los pacientes y especialistas están muy esperanzados de lograrlo”, agregó.

Por el momento, las mujeres que optan por la maduración in vitro tienen un tercio menos de posibilidad de quedar embarazadas comparado con la FIV, pero la colaboración de este equipo con la Universidad de Adelaida y el hospital de la universidad de Bélgica están revirtiendo esta situación. Hasta ahora han conseguido duplicar la cantidad de embriones que se obtienen por MIV y esperan igualar el éxito de la fertilización in vitro.

Para esto, utilizaron dos nuevas moléculas: la cumulina y la cAMP (adenosín monofosfato cíclico) que estimulan la maduración del huevo en el laboratorio. Una vez que sea aprobado por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) estaría disponible en aproximadamente tres años.

Los avances de la ciencia en este campo también traen esperanza a las pacientes con cáncer, a las mujeres con poliquistosis ovárica y a todas aquellas que encuentran dificultades y problemas con la fertilización in vitro.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas