Tres bebés eran atados, golpeados y quemados con cigarrillos por sus padres

por el Equipo de Babysitio



Los bebés quedaban solos en su casa y los vecinos escuchaban los llantos e hicieron la denuncia. Sus padres fueron detenidos e imputados por tentativa de homicidio.

De una brutalidad inexplicable e indescriptible. Así fue la escena que halló  la Policía Federal cuando allanó a una vivienda de Florencio Varela por supuesto maltrato infantil. Las víctimas eran tres niños de 1, 3 y 4 años que se encontraban con sus mantos atadas y presentaban un cuadro de desnutrición, hematomas y quemaduras de cigarrillos a lo largo de todo el cuerpo. Inmediatamente, sus padres de 23 y 40 años, fueron detenidos e imputados por "tentativa de homicidio".

Según detalló Sergio Martínez, el comisario a cargo del operativo, los niños eran salvajemente torturados por sus padres, quienes los ataban y dejaban solos en la vivienda durante todo el día y los golpeaban durante la noche. Los menores fueron trasladados de urgencia al Hospital Mi Pueblo, donde aún permanecen internados por el avanzado cuadro de desnutrición y las lesiones en la piel que se complicaron por la presencia de sarna.

El operativo se hizo tras la denuncia realizada por la Asociación Civil "Inseguridad Cero = Exclusión Cero". Del mismo, participaron efectivos policiales de la Comisaría 4ª de Bosques, quienes entraron por la fuerza a la casilla ubicada en la calle El Chocón, entre San Gerónimo y 1° de Mayo, del barrio San Rudecindo.

Al entrar a la casa, se encontraron con lo peor. Los bebés tenían hematomas por todo el cuerpo y profundas quemaduras de cigarrillo en el rostro y cuero cabelludo. "Recibimos una denuncia de la ONG y de urgencia tomamos contacto con la fiscalía, donde nos autorizaron a realizar el allanamiento", dijo el comisario a cargo.

Y afirmó: "Los padres de las víctimas fueron trasladadas a la seccional policial, mientras que los menores fueron trasladados al Hospital Mi Pueblo por su delicado estado de salud".

Los vecinos atestiguaron que de día se escuchaban los llantos de los bebés y por eso habían hecho la denuncia. "Nos dijeron que durante el día se escuchaban gritos y llantos de los nenes. Aparentemente, se iban de la casa y los dejaban solos. También hicieron mención a situaciones de violencia, tanto verbal como física", reveló el comisario.

En tanto, la justicia define si los menores –identificados como Ian, Alma y Nicole– quedarán o no bajo la tutela de uno de sus abuelos.

Fuente: Infobae

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas