Un mecánico argentino inventó un dispositivo para facilitar los partos complicados

por el Equipo Médico de Babysitio



Un mecánico que tiene su taller en Lanús ideó un original dispositivo para asistir partos con período expulsivo prolongado, a partir de una truco que le mostró un amigo para extraer un corcho de una botella, con una bolsa plástica.

Jorge Odón, de 59 años, es mecánico automotor, especialista en alineación y balanceo. Su inventó comenzó a idearse tras protagonizar una apuesta entre amigos en la que uno desafiaba a los demás a extraer un corcho de una botella de vino con una bolsa. Quedó impresionado por el truco y se le ocurrió que esta técnica podría tener utilidad en los partos que se complican. Así nació el “dispositivo Odón” al que el New York Times le dedicó un artículo esta semana. La hija de Bill Clinton felicitó a Jorge por Twitter.

El mecánico contó que cuando vio el truco de la botella se fascinó. “La bolsa actúa como una cámara de aire que rodea al corcho y lo ‘trae’ al exterior como una cinta transportadora”, explicó Odón para luego describir que lo que ideó es “un instrumento sencillo, de fácil aplicación, que ayudaría a muchas mamás y bebés cuando los partos se complican”.

Con el tiempo, Jorge ha logrado el apoyo de especialistas que se interesaron en su idea. El médico obstetra Hugo Krupitzky detalló que “justamente la bolsa genera una pinza de aire alrededor de los maxilares, en el cuello del bebé, y eso ayuda a traccionarlo y, a su vez, las hojas del film permiten que deslice más fácilmente por el canal de parto”.

“En casos de lo que se conoce como período expulsivo prolongado, que es lo que se da cuando un bebé está a punto de nacer pero el parto no se desencadena los médicos tienen que utilizar un fórceps, un vacuum o hacer una cesárea”, detalló el médico que agregó: “Sin embargo, poblaciones más vulnerables no cuentan con esas tecnólogias. Sobre todo para usar un fórceps o vacuum se necesitan muchos años de experiencia del profesional, y para hacer una cesárea se requiere un acceso a la salud que no todos tienen”.

El “dispositivo Odón” consta de una especie de bolsa de plastico que se infla y contiene una cámara de aire. Además, tiene un limitador para que el aire nunca llegue a comprimir demasiado al bebé. Mientras Odón hizo una demostración del funcionamiento del dispositivo ante la televisión, el obstetra explicó que “la cámara de aire toma la cabeza del bebé y facilita el deslizamiento de la cabeza a través del canal de parto, obviamente con la tracción que ejerce y el pujo de la madre”.

Sin embargo, Krupitzky aseguró que el dispositivo está en la primera fase de investigación. Ya se hicieron 30 partos en el país, pero “la idea es incorporar 100 nacimientos más, que también se harán en el país y se va a extender a maternidades públicas”, dijo el especialista.

La siguiente fase es comparar el dispositivo con las otras técnicas que existen hoy en día. O sea, en mamás que tienen un parto con una complicación, en un grupo se usará el dispositivo y en otro cesárea, fórceps o vacum según lo determine el médico obstetra.

La fase tres y última es hacer esa misma comparación en un grupo mayor de mujeres. “En esa etapa también lo que queremos comprobar es si es posible proteger al bebé de infecciones que a veces se adquieren en el canal de parto; como el dispositivo cubre la cabecita del bebé y hay muchas infecciones que se contagian en el momento del parto –como el HIV– podría tener un rol en la protección del bebé contra estas enfermedades”, finalizó Krupitzky.

El dispositivo Odón se ha ganado la entusiástica aprobación de la Organización Mundial para la Salud y de otros importantes patrocinadores, mientras una compañía estadounidense de tecnología médica acaba de registrar la patente para su producción.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas