Una mamá cambió el nombre de su bebé de tres meses porque lo pronunciaban mal

por el Equipo de Babysitio



La mujer de Estados Unidos decidió elegir otro nombre para su hija porque nadie lo recordaba ni lo pronunciaba bien.

Carri Kessler y su marido Micheal de Maryland, Estados Unidos, habían decidido ponerle a su hija el nombre de una amiga. el cual consideraban muy bonito: Ottilie. El nombre de origen germánico en español tiene el equivalente de Otilia u Odilia.

La mamá cuenta que cuando conoció a su amiga Ottilie supo de inmediato  que cuando tuviera una hija la llamaría así. Sin embargo, luego de que la pequeña naciera, los padres comenzaron a dudar y empezaron a buscar rápidamente otros nombres por Internet aunque ninguno les parecía tan bonito.

Finalmente, los padres decidieron continuar con su primera elección aunque los problemas comenzaron enseguida. Según Carri, nadie podía recordar el nombre de su hija ni pronunciarlo bien. Incluso, la enfermera del hospital tenía inconvenientes. Sin embargo, el problema fue evidente cuando su propia abuela comenzó también a tener difcultades con su nombre.

“No se como pronunciar su nombre. Tengo notas por toda la casa así lo recuerdo” comentó la abuela del nombre de su nieta.

Y todos los días aparecían nuevas dificultades de gente que parecía titubear al pronunciarlo o que directamente ponía mala cara cuando escuchaban Ottilie.

Luego de tres meses de continuar así, el marido de Carri tuvo la idea de cambiar el nombre de su hija y no lo dudaron.

Luego de una larga investigación y de preguntar a sus familiares y amigos decidieron nombrar nuevamente a su hija, esta vez como Margot.

Enviamos un email masivo a todos nuestros conocidos. Decía: ¡Hola! ¿Recuerdan a Ottilie? Bueno, ahora se llama Margot”, comentó la mamá.

Cada vez son más los padres que por diversas razones quieren cambiar el nombre a su bebé. En Estados Unidos es muy sencillo hacerlo. Siempre que no se haga con motivos fraudulentos o ilícitos, una persona puede asumir cualquier nombre propio sin ningún trámite y pasar a identificarse y ser identificada con dicho nombre.

Sin embargo, no es así de fácil en otros países. En Argentina, por ejemplo, se tiene que presentar una prueba documental que acredite el uso habitual del nombre que se propone o un detalle minucioso en el que se basa la petición.

El trámite de cambio de nombre puede durar aproximadamente dos años. En algunos registros civiles piden que el niño tenga cuatro años como mínimo para poder gestionarlo.

De modo que si este es tu caso, ten paciencia (al menos durante dos años) hasta que aprueben definitivamente el nuevo nombre de tu hijo. Si aún tu bebé no ha nacido, tienes tiempo suficiente para pensar y elegir el nombre adecuado, para no tener problemas luego de que nazca.

Recibe información personalizada
en tu email, todas las semanas