Cuidado y limpieza de los ojos del bebé

Cuidado y limpieza de los ojos del bebé

La secreción ocular de los ojos del bebé

Desde que nace el bebé y hasta los primeros años de vida, encontrarás que tu bebé tiene diferentes tipos de mucosidades segregadas por el sistema respiratorio, la nariz, los oídos y los ojos. Como toda parte de su cuerpo sus ojos son muy delicados y requieren una higiene adecuada que no los dañe y a la vez resulte aséptica para evitar cualquier tipo de infecciones. Por esta razón es tan importante la limpieza de los ojos del bebé.

Es muy común que el bebé se despierte con los ojos con mucha mucosidad en la nariz y lagañas en los ojos. Estas últimas son una secreción de moco cristalizado que además está mezclado con otras sustancias. Tienen su origen en la mucosa ocular y las glándulas presentes en los párpados. Se cree que su función es ayudar a mantener los párpados cerrados mientras se está durmiendo.

En general las lagañas no provocan nieguen tipo de inconveniente. Sin embargo, cuando el bebé se frota los ojos para retirárselas, sí puede infectarse con bacterias y producir conjuntivitis. Por esta razón es importante mantener limpios sus ojos todos los días y evita que se los frote.

Limpieza normal de lagañas de los ojos del bebé

Para prevenir infecciones se recomienda limpiar los ojos del bebé no más de dos veces diarias: al despertarse y luego del baño. A continuación te indicamos cómo hacerlo:

  • Puedes utilizar toallitas o gasas estériles humedecidas con agua hervida a temperatura ambiente o suero fisiológico. No se recomienda ningún tipo de té ya que pueden provocar alergias.
  • Acuesta a tu bebé boca arriba y limpia su ojo suavemente desde la parte interior del párpado, que es donde se ubica el lagrimal, hacia el exterior. Es decir desde la nariz hasta la sien.
  • Tira la gasa y utiliza una nueva para el otro ojo. Limpia de la misma manera.
Mira también:  Mastitis: Infección mamaria

Si notas que los ojos del bebé están adheridos no intentes nunca despegarlos sin antes haberlos humedecido. El suero hará que se ablanden y se despeguen los párpados lentamente. Una vez que esto sucede procede con la limpieza habitan para retirar cualquier resto de lagañas.

Limpieza de lagañas por obstrucción de los lagrimales

En el recién nacido y bebés muy pequeños es frecuente este tipo de afección denominada estenosis de los conductos lacrimonasales. Se debe a que aún los lagrimales se encuentran inmaduros. La obstrucción provoca una secreción blanquecina, amarillenta o verdosa que produce lagañas muy adhesivas como producto de que las lágrimas no fluyen normalmente para limpiar la mucosidad que segrega el ojo. Para solucionar y limpiar sus ojos procede de la siguiente manera.

  • Higienízate las manos con algún jabón antiséptico y enjuágate bien.
  • Luego realiza un masaje suave en la zona del lagrimal, entre el ángulo interior del ojo hasta la base de la nariz. Esto facilita la desobstrucción del conducto ya que se masajes la válvula de Hasner que es la que se encuentra obstruida.
  • Una vez realizados los masajes retira las lagañas de la misma manera que se procede habitualmente.

Por lo general estas obstrucciones se solucionan espontáneamente antes de los 12 meses de edad. Si la obstrucción persiste debes consultar al pediatra.

Limpieza de lagañas por conjuntivitis

La conjuntivitis es una infección de la conjuntiva del ojo del bebé. Provoca una cantidad de lagañas mucho mayor, ojos enrojecidos e hinchazón de párpados. Es de origen bacteriano y debes ser tratada inmediatamente.

Para limpiar sus ojos procede de la siguiente manera:

  • Utiliza gasas estériles para limpiar los ojos del bebé procediendo de la manera habitual
  • Una vez que hayas limpiado los ojos aplica en colirio con el antibiótico que haya prescrito el pediatra.
Mira también:  El color de ojos del bebé

Recuerda que con una higiene adecuada de los ojos del bebé, manteniendo una estricta limpieza de tus manos y limpiando los ojos como hemos señalado anteriormente, puedes prevenir cualquier tipo de infecciones oculares que además de ser muy molestas para el bebé, son contagiosas para los demás miembros de la familia.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *