Leches maternizadas

Leches maternizadas

¿Cuál es la mejor leche para el bebé?

Cuando llega el difícil momento de destetar al niño, ya sea por no tener más leche o bien por suplir la alimentación del bebé, las mamás se plantean qué leche será mejor. Hoy en día, en el mercado existen las llamadas leches maternizadas que se asemejan a la leche materna, ya que es una leche modificada para la alimentación de los lactantes y niños. La misma tiene agregados de azúcares y además está enriquecida con vitaminas y minerales.

La gran diferencia que las separa es el valor inmunológico que la leche materna posee, es por eso que siempre se aconseja alimentar al niño a pecho si es posible durante los 6 primeros meses de vida como mínimo, pero si por alguna situación no es posible hacerlo, se puede recurrir a las leches maternizadas.

También existe la posibilidad de que la madre no tenga suficiente cantidad de leche y se complemente la alimentación del niño con leche maternizada siendo esta opción también válida.

¿Cómo vienen las leches maternizadas?

Las leches maternizadas pueden presentarse fluidas o en polvo. La más fácil de utilizar es la leche fluida debido a que sólo se tiene que colocar el contenido de una cajita dentro del biberón. En el caso de las leches maternizadas en polvo se tienen que cumplir las instrucciones de su preparación para obtener una dilución exacta y óptima.

Otra desventaja de las leches en polvo es que a corto plazo producen constipación o estreñimiento en los bebés, lo cual se torna muy molesto para el niño y también para la mamá, por lo que se debe complementar la alimentación con caldos de frutas desecadas (ciruelas o pelones) para evitar este inconveniente.

Recomendaciones de uso para leches fluidas

Las leches fluidas son fáciles de utilizar pero para ello es importante respetar las siguientes recomendaciones:

  • Una vez abierto el envase conservar en la heladera o refrigerador.
  • Si el niño no toma toda la leche desechar el contenido que no consumió.
  • Lavar muy bien las mamaderas y esterilizarlas para que no existan restos de nutrientes en ella.
  • Conservar la mamadera en caso de no consumirse en el momento a temperatura fresca o refrigerada, calentándola luego a baño de María o en horno de microondas.

Tabla comparativa de nutrientes de leche de vaca y leche maternizada

Las leches maternizadas son ricas en nutrientes y todas ellas están adicionadas con minerales y vitaminas. A continuación te mostramos una tabla con la cual puedes comparar los nutrientes de la leche de vaca común con los de la leche maternizada.

Nutrientes por 100 cm3

Leche de vaca

Leche maternizada

Hidratos de carbono
5 gr.
7 gr.
Proteínas
3 gr.
3 gr.
Grasas
3 gr.
4 gr.
Calorías
59 cal.
78 cal.

Otra ventaja que poseen es que se pueden realizar con ellas postres como flanes o cereales con leche y así aumentar el valor nutricional de la alimentación del niño.

Pero un dato muy importante para recordar es que toda modificación en la alimentación o en la leche del niño debe ser consultada y autorizada por su pediatra.

252 comentarios sobre “Leches maternizadas”

Deja un comentario