Consejos para mejorar el sueño durante el embarazo

Consejos para mejorar el sueño durante el embarazo

¿Qué debo tener en cuenta para dormir mejor?

Estar cómoda en la cama suele ser uno de los desafíos más difíciles durante el embarazo, especialmente durante el último trimestre y es ésta la principal causa de los problemas para dormir.

 Acostumbrate a dormir sobre uno de tus lados

Si tu costumbre es la de dormir boca abajo o boca arriba, es conveniente que desde el comienzo trates de acostumbrarte a dormir hacia cualquiera de los lados ya que hacia el final del embarazo es prácticamente imposible dormir en estas posturas. Dormir boca arriba, cuando el embarazo está muy avanzado, provoca que el útero se apoye en tu columna, en tus intestinos y en la vena cava inferior (vena que transporta toda la sangre de la mitad inferior de tu cuerpo hacia el corazón). Todo esto acarrea dolores en la cintura, digestiones muy lentas, mayor predisposición a las hemorroides y caída en tu presión arterial, con molestias respiratorias, taquicardia o palpitaciones. Debes comenzar desde el inicio de tu embarazo a dormir en uno de los lados y mejor aún del lado izquierdo ya que esta postura también favorece la llegada de sangre a la placenta, aportando mayores cantidades de oxígeno y nutrientes para tu bebé.

Utiliza almohadones o almohadas

Existen almohadones especiales en forma de cuña para ser utilizados durante el embarazo, y son ideales para apoyar tu vientre mientras duermes. También hacia el final del embarazo, cuando la cabecita del bebé está ubicada entre los huesos de tu pelvis, es de mucha utilidad el uso de una almohada entre tus muslos.

Duerme con soutiens o corpiños

El uso de soutiens o corpiños en el último trimestre también ayuda a que te sientas más cómoda para dormir.

Mira también:  Medicina natural durante el embarazo

Trata de controlar tu ansiedad

La aparición de estos problemas para dormir, no sólo son causados por las molestias físicas de tu abdomen tan grande, también suele ser causa de ellos la ansiedad lógica que trae aparejado el parto, especialmente cuando eres primeriza. Puedes realizar un baño de inmersión en agua caliente que actúa como relajante muscular.

Realízate masajes

También tu pareja puede ayudarte con masajes con aceites en tu espalda, cuello y piernas y que además son muy saludables.

Transforma tu habitación en un espacio tranquilo para dormir

También debes estar atenta que la temperatura del dormitorio sea la ideal, que esté completamente a oscuras y en lo posible evitar ruidos que alteren tu sueño. Si tu esposo es de roncar, no sería una mala idea que en los últimos tiempos duerman en habitaciones separadas.

Trata de no preocuparte y pensar

Cuando vayas a dormir o bien te despiertes durante la noche para evacuar tu vejiga, trata de no ponerte a pensar en cosas que te preocupen, intenta rápidamente volver a la cama para conciliar rápidamente el sueño.

Realiza el método 4-7-8

Cuando estés recostada en la cama acuérdate de estos números: 4-7-8 ya que son los que van a determinar tu respiración cuando desees quedarte dormida.

Primero inhala el aire por tu nariz durante 4 segundos. Luego mantén el aire en tus pulmones durante 7 segundos. Finalmente exhala todo el aire de tus pulmones en 8 segundos. Repite este proceso hasta que te quedes dormida.

Es muy importante que puedas descansar lo suficiente para que puedas realizar una vida activa hasta el final de tu embarazo. Recuerda que después del nacimiento, tu bebé requerirá de tu presencia cada tres o cuatro horas y es importante que te encuentres en buenas condiciones físicas y descansada lo suficiente para esta nueva etapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *