Un estudio revela que los bebés nacidos por fertilización in vitro (FIV) tienen más riesgo de padecer cáncer

El estudio realizado con un seguimiento de miles de recién nacidos hasta jóvenes de 18 años, reveló una preocupante cifra de casos de neoplasias pediátricas.

Un estudio revela que los bebés nacidos por fertilización in vitro (FIV) tienen más riesgo de padecer cáncer

Millones de mujeres en todo el mundo recurren a las técnicas de fertilización asistida para lograr un embarazo, pero un nuevo estudio descubrió que los niños nacidos por estas vías son más propensos a desarrollar cáncer más adelante en la vida.

¿De qué trató la investigación?

Desde 1991 hasta 2013, los investigadores de la Universidad Ben-Gurion de Negev, Israel, estudiaron a 242.187 recién nacidos hasta los 18 años con el objetivo de encontrar una conexión entre los tratamientos de fertilidad y los “tumores malignos”.

El estudio, que fue publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology a principios de este año, descubrió que esta relación “seguía siendo significativa”.

“Los niños concebidos a través de tratamientos de fertilidad tienen mayor riesgo de padecer neoplasias pediátricas”, concluyó el estudio en referencia al crecimiento anormal de tejidos cancerígenos.

El 98,3% de los bebés involucrados en el estudio fueron concebidos naturalmente, mientras que el 1,1% fue concebido a través de fertilización in vitro (FIV) y el 0,7% restante por tratamientos de inducción de la ovulación.

¿Cuáles son las posibilidades de que estos niños desarrollen cáncer?

“Durante el período de seguimiento, se diagnosticaron 1.498 neoplasmas (0,6%). La tasa de incidencia para las neoplasias fue mayor entre los niños concebidos después de una FIV (1,5 en 1.000 posibilidades) y en los tratamientos de inducción de la ovulación (1 en 1.000 posibilidades), en comparación con los niños concebidos naturalmente (0,59 en 1.000 posibilidades)” señaló el estudio.

Esto significa que existen 2,5 veces más de posibilidades de que un niño nacido a través de FIV desarrolle neoplasmas, en contraposición a un niño concebido naturalmente. En relación a las posibilidades de desarrollar la enfermedad en los casos de inducción de la ovulación es de casi 2 veces más que los niños concebidos sin tratamiento alguno.

La investigación se llevó a cabo en Israel, un país “donde todos las intervenciones de fertilidad, que incluyen desde la fertilización in vitro y la inducción de la ovulación, están totalmente cubiertas por los seguros médicos, lo que le permite a todos los ciudadanos tener acceso a estos tratamientos”, agregó el Dr. Eyal Sheiner, miembro de la investigación.

“La investigación concluye que la asociación entre la FIV y las neoplasias y neoplasias pediátricas totales es significativa”, dijo Sheiner.

“Con un número cada vez mayor de hijos concebidos a través de tratamientos de fertilidad, es importante hacer un seguimiento de su salud” recomienda el especialista.

Si bien estas investigaciones pueden dar resultados sesgados por el grupo con el que se realizaron los estudios, es importante tenerlos en cuenta para el seguimiento de los niños por el pediatra y no preocuparse de antemano hasta que no surjan nuevas investigaciones.

Deja un comentario