Muere luego de cuidar a sus dos bebés prematuras por culpa de una conductora borracha

La familia ha quedado devastada por el trágico accidente que ha dejado a seis niños sin madre. Se abrió una página para recaudar fondos.

Muere luego de cuidar a sus dos bebés prematuras por culpa de una conductora borracha

Katie Evans, una mujer de 37 años de California, Estados Unidos, y madre de seis hijos, murió en un accidente automovilístico mientras regresaba a su casa después de visitar a sus gemelas prematuras en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Según informa el Fox News, la mamá fue embestida por otra conductora de 22 años que al parecer conducía en estado de ebriedad. La mujer detenida fue acusada de delito menor aunque posteriormente fue liberada a “la espera de cargos adicionales”. La policía continúa con la investigación y ha encontrado alcohol en el vehículo de la acusada.

Antes de la tragedia, Katie estaba regresando en auto a su casa tras haber pasado todo el día con sus gemelas recién nacidas: Hannah y Sarah. Estas vistas las realizaba a diario desde que fue dada de alta para estimular y ayudar en la recuperación de sus prematuras.

Las niñas nacieron a las 25 semanas de embarazo y pesaron menos de 1 kilogramo, sobreviviendo a todos los malos pronósticos tras un embarazo de alto riesgo.

Una página de recaudación de fondos ha iniciado una campaña para ayudar al esposo de la fallecida, Jacob, que ahora tendrá que cuidar a sus seis hijos sin la ayuda de su mujer. Por el momento, han recaudado más de 280.000 euros.

La cuñada de Katie, Caralee, informó que el cuerpo de la víctima fue despedido del auto en el momento del accidente. “Volvía a su casa tarde en la noche después de visitar a sus bebés en el hospital… y la chocaron”, dijo Caralee. “Dijeron que su cuerpo fue despedido del vehículo. Estaba bastante destrozado”.

“Jacob nos llamó por la noche y dijo: ‘Estoy realmente preocupado porque mi esposa nunca llegó del hospital desde anoche’, continuó Caralee. “Supuse que había estado despierta toda la noche y creía que regresararía a su casa poco después de la medianoche” agregó.

Mira también:  Novedoso termómetro inteligente

Ahora su esposo Jacob y sus hijos Spencer de 12 años, Travis de 11, Nataniel de 9, Gideon de 2, y las niñas Sarah y Hannah, que aún no fueran dadas de alta del hospital, esperan que se haga justicia.

Deja un comentario