Espasmo del sollozo

El espasmo del sollozo es un trastorno que se caracteriza por falta de la respiración y pérdida de la conciencia del bebé. Te explicamos cuáles son sus características para saber actuar ante un episodio así.

Espasmo del sollozo en el bebé

¿Qué es el espasmo del sollozo?

Se define al espasmo del sollozo (ES), como aquel trastorno que se caracteriza por crisis recurrentes de apnea transitoria (falta de la respiración), pérdida de la conciencia y postura anormal. Saber cuáles son sus características y cómo diferenciarlo de cuadros graves tranquiliza a los padres en estos episodios alarmantes pero benignos. Tiene la característica que siempre sigue una secuencia bien establecida.

Es provocado generalmente por los famosos “berrinches” en situaciones de enojo, frustración, dolor o sorpresa, seguida por llanto. Luego el niño queda quieto, exhala y deja de respirar. A continuación se pone cianótico (piel color azulada).

Por último pierde la conciencia, se pone tieso o a veces fláccido. Si deja de respirar por más de 10 segundos, comienza con convulsiones y después vuelve al estado de flaccidez.
Todo el proceso dura entre 2 y 20 segundos. Tiene una frecuencia de aparición del 27% de los niños sanos.

Están más propensos a presentarlo los niños con antecedentes en alguno de los padres de haberlo presentado en su infancia. Aparece entre los 6 y 18 meses de edad. Fuera de este período deben descartarse otras enfermedades, como epilepsia, arritmias cardíacas, hidrocefalia y tumores cerebrales.

En los recién nacidos, estos episodios pueden hacer su aparición durante la alimentación o al cambiarle los pañales.

Existen dos tipos de espasmo del sollozo:

Espasmo del sollozo cianótico

Son provocados por episodios que frustran o enojan al bebé, quien llora vigorosamente y después aparece la apnea (falta de respiración), se pone azulado (cianótico), puede presentar convulsiones, y luego queda fláccido. Se presenta en el 62% del total de casos de espasmo del sollozo.

Espasmo del sollozo pálido

El episodio es provocado por un susto o alguna situación inesperada que lo asusta. El bebé llora poco, se pone pálido, y puede presentar convulsiones antes de recobrar la conciencia. Se presenta en el 19% de los casos.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se debe efectuar por descarte de enfermedades del sistema nervioso central, cardiovascular, respiratorio y enfermedades metabólicas.

Los niños con trastornos de conducta, hiperquinéticos, enuréticos, desobedientes y agresivos, sufren más frecuentemente de esta enfermedad en la infancia.

Mira también:  Especialistas revelan por cuánto tiempo se puede dejar la ropa lavada dentro del lavarropas

El mecanismo que lo provoca no está enteramente aclarado, pero intervienen factores anatómicos, estímulos vagales, caídas de la presión arterial e hiperventilación.

Los niños con anemia por déficit de hierro tienen mayor incidencia de espasmo del sollozo. La anemia sería causa de una menor oxigenación cerebral y un factor desencadenante del espasmo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento que se postula para disminuir los episodios de espasmo del sollozo es en base a sulfato ferroso en forma oral durante 3 meses o hasta la normalización de los valores de hemoglobina (sustancia encargada del transporte de oxígeno en la sangre).

¿Qué debo hacer ante un episodio de espasmo del sollozo?

Si este trastorno ya le fue diagnosticado se recomienda seguir algunos pasos ante un episodio de espasmo del sollozo. A continuación detallaremos cada uno de ellos.

1. Mantén la calma

Si ya se le ha diagnosticado a tu bebé este trastorno debes quedarte tranquila ya que tu hijo no corre ningún riesgo.

2. Retira los objetos que tenga en la boca

Si tiene algún objeto en la boca debes quitárselo para evitar que se ahogue.

3. Colócalo en una posición segura

Se recomienda que lo ubiques de costado y alejando los objetos con los que se pueda golpear. Esta posición permite mantenerlo seguro y fuera del alcance de objetos que podrían dañarlo durante el evento.

4. No intentes detener el espasmo

No intentes nada para detener o distraer al bebé ya que esto si podría interferir en el proceso habitual del espasmo y complicar la situación.

5. Aléjate un poco del niño

Obsérvalo de forma indirecta, haciéndole pensar que no le prestas mucha atención al evento, ya que a veces utilizan estos episodios como métodos de disuasión.

6. Repréndelo o consuélalo

En principio, el espasmo del sollozo tiene un carácter involuntario, ya que el niño no lo hace a propósito. Pero cabe la posibilidad de que algunos niños aprendan a utilizarlo para llamar la atención o conseguir algún beneficio, lo que habrá que tener en cuenta especialmente en aquellos en los que se repite con mucha frecuencia, para asegurarnos de que con su actitud, no obtienen ninguna recompensa. Si este es el caso, inmediatamente al término del espasmo, explícale con voz firme que no te gusta que haga “berrinches” y que no le darás el beneficio que pretendía obtener con lo que hizo. En caso de que sea provocado por algún accidente, como un golpe o una caída, abrázalo y consuélalo para que sienta todo tu apoyo.

Mira también:  Un bebé prematuro declarado muerto revive antes de ser cremado

7. Déjalo que duerma una siesta

Es importante que tu hijo tenga un tiempo de descanso para reponerse de los episodios y para que de alguna manera olvide el berrinche que lo aquejaba. De esta forma puedes evitar varios episodios de espasmo del sollozo al día.

¿Qué precauciones debo tomar?

Debes tener en cuenta que nunca debes tratar de reanimarlo con ninguna maniobra como la respiración boca a boca o el masaje cardíaco, ya que pueden existir riesgos fatales si las realiza alguien inexperto. Tampoco le des agua hasta tanto veas que se ha recuperado totalmente, ya que puede hacer que se ahogue provocando problemas mucho mayores que el propio espasmo.

¿Cuándo debería preocuparme?

Debes acudir inmediatamente al médico si tu hijo tiene espasmos de forma espontánea sin ninguna causa desencadenante, si tiene convulsiones, si no recobra la conciencia luego de los 30 segundos o si presenta estos episodios cuando está durmiendo.

833 opiniones en “Espasmo del sollozo”

  1. Muy bueno el artículo pero de haberlo sabido antes mi hijo no me hubiera sorprendido y hubiera sabido como actuar en verdad ayer fue el peor día de mi vida yo vi a mi hijo y pensé que estaba muerto aún no puedo dejar de llorar por lo sucedido lo recuerdo y siento que me muero pero aho se que debo hacer y espero jamás me vuelva a pasar

  2. hola, yo tengo una nino de 18 meses… cuando tenia 15 meses ya tubo una espasmo del sollozo palido (asi se lo han diagnosticado despues de verlo tanto el neurologo como el cardiologo y su pediatra) es la peor experiencia que he podido vivir, por que tal y como he leido, tienes la sensacion de que se esta muriendo en tus brazos y no puedes hacer nada por el… en esa ocasion, tanto su padre como yo, reaccionamos como locos pidiendo auxilio, gritando “mi hijo” “mi hijo” y vino la ambulancia.. ya en el hospital el nino reacciono… los sintomas fueron, parece ser que se callo, y del mismo susto.. no ropio a llorar, luego despues de un simple lloro se engarroto, se quedo palido y con los ojos vueltos.. complemante sin conciencia… en fin… ahora hace un par de dias con 18 meses le ha vuelto a ocurrir… y ademas me encontraba sola con el… hice todo lo que me recomendaron, mojarle un poco la carita, darle palmaditas en el culete,,,, y hablarle, o cantarle como si tal cosa..” venga mi nino que vamos a jugar” ese tipo de cosas para que el viese que todo esta bien, y para no trasmitirle mi nerviosismo (que puedo asegurar que no era capaz casi ni de respirar.. de lo angustiada que estaba).. pero como mantube la calma como pude, mi ni

Deja un comentario