Una mamá comparte la historia de su trillizas prematuras de 24 semanas

Durante los tres meses que estuvieron en cuidados intensivos, la madre compartió las imágenes de su evolución en su cuenta de Instagram.

La emotiva historia de unas trillizas prematuras que nacieron a las 24 semanas

Cuando Kayla Richardson dio a luz a sus tres hijas a las 24 semanas de embarazo, le resultó muy difícil saber que podía ocurrir más adelante. Sin embargo, todo salió muy bien y compartió la historia de sus trillizas prematuras totalmente recuperadas.

Olivia, Shiloh y Sanaa nacieron el 10 de septiembre pasado, pesando poco más 450 gr. Las pequeñas tenían tenían sólo 24 semanas y 6 días de vida, y fueron internadas en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) para su recuperación.

El parto prematuro fue causado por una hiperemesis gravídica que afectó a Kayla durante el embarazo. Los médicos ya le habían aconsejado realizar una cesárea cuando cumpliera las 34 semanas. Sin embargo, no pudo llegar a esa fecha y rompió la bolsa a las 22 semanas mientras se estaba dando una ducha. Dos semanas más tardes dio a luz a sus tres prematuras.

https://www.instagram.com/p/BMayjAxDjTu/

Para poder calmar el estrés y la angustia Kayla decidió compartir su historia por Internet como también buscar ayuda en otros padres de bebés prematuros que le pudieran dar el apoyo y la información que estaba necesitando.

“En el hospital estaba muy aburrida, sola y con miedos. Algunos de ellos eran espeluznantes y difíciles de imaginar, pero me mostraban la realidad de lo que mis hijas y yo podríamos esperar”, comentó la Kayla.

https://www.instagram.com/p/BMaiBgWDTle/

“Sé que a veces va a ser estresante, pero he madurado al ver a estas niñas como la bendición que son y sé que voy a estar agradeciendo a Dios incontables veces a lo largo de mi vida por bendecirme con estas tres hermosas, sanas e increíbles niñas”.

Afortunadamente, las bebés progresan día a día ante los ojos de su madre. Ahora han comenzado a alimentarse por biberón y son ya están suficientemente crecidas como para utilizar ropita de bebé recién nacido.

Kayla se extrae leche para alimentar a sus hijas mientras y les lee cuentos infantiles. Y, por supuesto, comparte ahora su historia en Instagram a medida dando el parte de cómo continúan recuperándose y creciendo día a día.

Cuando se le preguntó qué espera de seguidores de su cuenta en Instagram, la orgullosa mamá respondió:

“Espero que sientan una abrumadora sensación de amor, felicidad e inspiración”.

Deja un comentario