15 imágenes que muestran el lado más “siniestro” de nuestros hijos

¿Qué harías si te encontraras con un cuadro así? Lo mejor sería contar hasta diez y sacarle una foto como hicieron estos padres.

Subido a15 imágenes que muestran el lado más "siniestro" de nuestros hijos

La llegada de un hijo al mundo es sin duda uno de los eventos más milagrosos que alguien puede experimentar en su vida. Ya desde recién nacido, no podemos dejar de observar y querer a esa criaturita tan indefensa e inocente que está a nuestro cuidado y que nos cambia la vida de un segundo para el otro.

Las fotos siempre retratan esta magia entre sonrisas, besos, caricias y todo tipo de muestras de afecto con los pequeñines. Imágenes que son compartidas con orgullo por todo padre con sus familiares y amigos. El encanto es inmediato, y cuando uno ve alguna de esas fotografías no puede dejar de decir: “¡aaaaah!”.

Sin embargo, no todo es lo que parece. Estos pequeños angelitos se convierten a veces en tremendos demonios que parecen amenazar nuestra propia existencia.

En general, todo esto ocurre cuando uno se percata de ese silencio particular que aparece luego de escuchar a nuestros hijos, vociferar o hacer ruido por largo rato. Vamos corriendo hacia donde están y allí vemos el desastre ocasionado ante nuestra ausencia.

Y nada mejor que ver algunas de estas situaciones para darse cuenta de la dimensión que adquieren las travesuras de los niños; travesuras que nunca dejan de ser encantadoras cuando las vemos; eso sí, luego de que haya pasado algo de tiempo.

Aquí 15 imágenes que nos parecieron totalmente divertidas.

1. Decorador de interiores

2. Condena

3. Snorkeling

4. Rendición

5. Jardineritos

6. Asistente de moda

7. Romance

“Amo a mi mamá”.

8. Pie pequeño

9. Maquilladora

10. Maldad concentrada

11. Cariñitos con papá

12. ¡Cuidado abuelita que está caliente!

13. Permiso, ¿puedo pasar?

14. Clavadista

15. Apocalipsis

¿Qué te han parecido estas travesuras? Sabemos que hay otras más terribles y nos gustaría que compartas las de tus pequeños.

Dejá un comentario