“Lamentamos mucho no poder salvarte”. Los padres de Charlie aceptan la eutanasia de su bebé

El bebito padece una extraña enfermedad terminal. Los padres lucharon para que sea tratado en Estados Unidos pero los médicos ingleses se opusieron.

Los padres del niño en estado terminal, Charlie Gard, han renunciado a su lucha para salvar la vida de su hijo, dos semanas antes de su primer cumpleaños.

A las ocho semanas de edad, el pequeño fue diagnosticado de un trastorno genético muy raro llamado “síndrome de depleción del ADN mitocondrial”, que causa debilidad muscular y daño cerebral. Sólo hay 16 casos registrados en todo el mundo y aún no existe cura.

Desde entonces, sus padres, Chris Gard y Connie Yates, han estado luchando para que le dieran un permiso para viajar con su hijo desde el Reino Unido hacia los Estados Unidos para someterse a tratamiento experimental.

Fue así que sus padres abrieron un página en GoFundMe para recaudar dinero para los gastos del viaje y los costos médicos, alcanzando la suma de 1,5 millones de dólares en tiempo récord. Sin embargo, los tribunales dictaminaron que el traslado de Charlie y la extensión de tratamientos, sin perspectivas de resultados positivos, sólo le traerían al pequeño más sufrimiento.

Luego de que la Justicia autorizara aplicar la eutanasia,  su padre declaró recientemente, en un comunicado dado a la prensa fuera del Tribunal Superior del Reino Unido, que “se ha desperdiciado demasiado tiempo” y que la enfermedad de Charlie ha empeorado “hasta el punto de no retorno”.

“Hay una simple razón por la cual el tratamiento no puede seguir adelante”, dijo el padre con el corazón destrozado.

“Ahora estamos en julio y nuestro pobre pequeñito ha permanecido en el hospital durante meses sin ningún tratamiento mientras se han librado largas batallas judiciales. Si Charlie hubiera recibido el tratamiento antes tendría el potencial de ser un niño normal y saludable” agregó el padre.

Mira también:  La Justicia autoriza aplicar la eutanasia a un bebé contra la voluntad de sus padres

“No celebrará su primer cumpleaños el próximo 4 de agosto. Dejar marchar a nuestro hermoso Charlie es la decisión más dura que tendré que tomar en toda mi vida”, dijo ayer la madre del pequeño a los periodistas en las escaleras del Juzgado, cuando dieron conocer su decisión.

Así, este drama familiar, que con profundas implicaciones éticas conmociona a Reino Unido desde hace cinco meses, llega a un triste final. Lo único que desean sus padres es estar la “mayor cantidad de tiempo que les queda con Charlie” según publicó la BBC.

Deja un comentario