Disquecia del lactante: cuando el bebé puja fuerte como para hacer caca y no está estreñido

Este cuadro desorienta mucho a los padres ya que el bebé hace fuerza y se pone rojo como para hacer caca y no hace.

isquecia del lactante: cuando el bebé puja fuerte como para hacer caca y no está estreñido 01

¿Qué es la disquecia del lactante?

La disquecia del lactante, comúnmente llamada “falso estreñimiento”, es un cuadro benigno y pasajero del bebé que consiste en la falta de coordinación entre el esfínter y el esfuerzo que hace el bebé para deponer.

Más que una afección, es una incapacidad del pequeño a causa de su inmadurez al momento de evacuar. El pequeño hace fuerza para deponer pero en vez de relajar el esfínter anal, lo cierra, impidiendo que las heces salgan.

¿Por qué se produce?

Se produce por la inmadurez del sistema excretor que da lugar a una falta de sincronización entre lo que el bebé quiere realizar y lo que realmente hace. En este caso, el pequeño quiere hacer caca, hace mucha fuerza para evacuar, pero como el orificio permanece cerrado hará mucho más esfuerzo y no conseguirá expulsar la caca.

¿Es lo mismo que el estreñimiento?

No. Hay que diferenciar la disquecia del lactante con el estreñimiento. En el estreñimiento el bebé no puede evacuar porque las heces son duras. En cambio, en la disquecia del lactante las heces son suaves y líquidas, puesto que hablamos de un bebé que aún es alimentado con lactancia exclusiva o  leche de fórmula.

¿Cómo sé si el bebé tiene disquecia o estreñimiento?

Notarás que el bebé hace fuerza, puja para evacuar, se pone rojo, se arquea, y llora. Muchas madres cuentan que parece que el bebé estuviera quejándose. El esfuerzo dura al menos 10 minutos y cuando finalmente hace caca, la materia fecal es normal: éste es el punto clave para diferenciarlo del estreñimiento.

¿Cómo ayudar a que evacúe?

La disquecia del lactante es un trastorno pasajero y desaparece naturalmente antes de los 6 meses. Para ayudar a tu bebé en esta etapa puedes probar los siguientes consejos:

  • Realízale masajes abdominales de manera circular en sentido horario cuando veas que hace fuerza.
  • Flexiona sus piernitas sobre su panza, esto hará que las heces presionen sobre el ano y puedan salir.
  • No debes alterar sus comidas ni tomar medidas nutricionales específicas ya que el bebé no está estreñido.
  • No insertes ningún objeto (termómetro, perejil, dedos, etc.) en el ano para estimularlo, ya que además de poder lastimarlo, podría acostumbrarse al estímulo externo y esperará esto en vez de hacerlo autónomamente, retrasando así su desarrollo.
Mira también:  ¿Debo ofrecerle al bebé chupete y prohibirle que se chupe el dedo?

Recuerda que este cuadro es pasajero y de persistir debes consultar al pediatra.

 

Deja un comentario