Golpe de calor en bebés: ¿cuáles son los primeros síntomas y cómo prevenirlo?

En días de altas temperaturas, no sólo debes aumentar la hidratación del bebé, sino que también debes fijarte en otros factores.

Golpe de calor en bebes

El peligro del golpe de calor en bebés

El verano es la estación favorita de la mayoría de las mamás, pero el golpe de calor en bebés puede ser muy peligroso para su salud. Aquí te contamos cómo proteger a tu pequeño de las temperaturas agobiantes y prevenir este temido cuadro.

¿Qué es el golpe de calor?

Se produce cuando ante el calor extremo el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura, por lo que ésta se eleva a más de 37º C.

Esta condición afecta con mayor frecuencia a los bebés y niños pequeños, ya que su mecanismo de termorregulación no está completamente desarrollado.

¿Cuáles son las causas?

Las causas del golpe de calor en bebés son diversas; en la mayoría de los casos, suceden después de exponerse a temperaturas agobiantes o luego de permanecer al sol en horas desaconsejadas.

¿Cuáles son los síntomas?

A continuación te indicamos los síntomas mas frecuentes del golpe de calor en bebés:

  • Temperatura corporal de 39° o más
  • Dolores estomacales
  • Náuseas y vómitos
  • Agitación
  • Cefalea (dolor intenso de cabeza
  • Desorientación o pérdida del conocimiento
  • Agotamiento
  • Piel caliente, sin sudación

¿Cómo se previene?

La prevención es la única herramienta para combatir el golpe de calor, ya que no existen medicamentos para aplacarlo.

En los días de mucho calor, los bebés deben permanecer en lugares frescos y bien ventilados, y si la temperatura es extrema, es preferible optar por espacios acondicionados en forma artificial, ya que el ventilador es insuficiente. En caso de que no tengas aire acondicionado en tu hogar, lleva tu niño a la casa de algún familiar o amigo que cuente con uno.

La correcta hidratación también es fundamental. Ofrécele de beber muchas veces, ya que la sed no funciona como indicador, cuando ésta aparece las células ya han empezado a deshidratarse. El agua y los jugos naturales son las mejores opciones.

En el caso de los lactantes es importante incrementar el número de tomas, por eso dale el pecho con más frecuencia.

A la hora de la comida, es preferible elegir platos livianos, de fácil digestión. Y recuerda que la comida también puede hidratar el cuerpo si se eligen los alimentos adecuados, como las frutas y verduras ricas en agua (sandía, tomate, etc.).

El sol está absolutamente desaconsejado, pero si estás de vacaciones y la ola de calor te encuentra en la playa, procura asistir antes de las 11:00 hs. y después de las 17:00 hs., cuando la radiación es menos intensa. Además, busca un lugar a la sombra donde tu hijo pueda descansar.

¿Qué puedo hacer si mi bebé sufre un golpe de calor?

Llévalo a un lugar fresco, preferentemente con aire acondicionado. Acuéstalo y desvístelo, luego moja su cuerpo con pañitos embebidos en agua fresca.

Es importante señalar que los antitérmicos no bajan la fiebre causada por el golpe de calor e incluso pueden empeorar el cuadro, por eso no lo mediques, llama a emergencias y espera a que ellos lo asistan.

¿Hay algún grupo de riesgo?

Sí, hay varios casos que requieren cuidados adicionales:

  • Los bebés y niños menores de cinco años.
  • Los niños que tienen diarrea o fiebre por causas previas al golpe de calor.
  • Los niños que padecen enfermedades crónicas de tipo renal, cardíaca o mental.
  • Los niños desnutridos u obesos.
  • Los niños que presentan piel muy enrojecida por una inadecuada exposición solar.

Y recuerda que también tú debes seguir estas recomendaciones recordando además que la hidratación, aunque no tengas sed, es fundamental.

Deja un comentario