Una mamá comparte la foto de su bebé con meningitis para advertir sobre la ‘prueba del vaso’

Los médicos pueden llegar a confundir la meningitis con una enfermedad eruptiva, por esta razón la mamá advierte sobre la ‘prueba del vaso’ que frecuentemente se realiza.

Una mamá de Inglaterra sabía que algo malo le pasaba a su bebé cuando notó que además de fiebre, su hijo tenía manchas rojas en toda su espalda. Acudió inmediatamente al médico pero le comentó que su hijo de 4 meses tenía una gripe. Si embargo, 12 horas más tarde las manchas se habían diseminado por todo el cuerpo y cuando acudió nuevamente al médico le diagnosticaron meningitis bacteriana y septicemia.

La prueba del vaso: un método que no es infalible

El caso de Annabella Hanslow no es el único en el Reino Unido. El país registra 3.200 casos de meningitis por año. Y la septicemia, o la infección de la sangre conocida como sepsis, se manifiesta frecuentemente en conjunto con esta enferemdad.

El pequeño Ashley-Jay aún se encuentra grave y lucha por su vida. Los médicos informan que su cuadro puede empeorar. Debido a la poca difusión que se le da a la aparición de los primeros síntomas y a los diagnósticos incorrectos de esta enfermedad, la mujer compartió varias fotos en su muro de Facebook explicando la condición de su hijo. Annabella quiere concientizar a los padres sobre la forma correcta de diagnosticar la meningitis ya que su detección temprana es clave para el tratamiento y la recuperación.

“Sólo les muestro algunas fotos para advertirle a la gente que [la meningitis] no siempre comienza como dicen”, escribe la madre. Además  comentó a la CBS que su hijo había pasado la “prueba del vaso”, también conocida como vitropresión, que consiste en presionar un vaso transparente o un vidrio sobre la erupción para ver si ésta continúa. Como la erupción de su hijo había desaparecido durante la prueba, los médicos descartaron rápidamente que su hijo tenía meningitis.

“Todos los folletos dicen que [una erupción de meningitis] no desaparece cuando se presiona [con un vaso]” agregó Annabella. Sin embargo, este método de diagnóstico no es infalible y además, es importante destacar que no todas las erupciones de meningitis presentan las típicas manchas rojizas”.

“Cuando llamas a los servicios de emergencia, preguntan si la erupción desaparece. Si dices que sí [los médicos] no se preocupan. Espero que se den cuenta de que dejar [que avance la enfermedad] durante tanto tiempo puede ser peligroso”.

El diagnóstico correcto de meningitis

Para diagnosticar correctamente la meningitis es importante constatar la prueba del vaso en conjunto a otros síntomas como fiebre, vómitos, dolor de cabeza y rigidez en el cuello. Ante la menor duda de estos signos y síntomas, se debe contactar al médico inmediatamente e insistir en la realización de un análisis de sangre para detectar la enfermedad aunque la prueba del vaso haya dado bien. El tiempo para su detección es vital puesto que la infección se agrava rápidamente y puede llegar a ser fatal.

“Confía en tu instinto”, advierte la mamá Hanslow. “No dejes que nadie te diga otra cosa”.

En Argentina, la inmunización que previene la meningitis se da con la vacuna pentavalente, una combinación de cinco vacunas en una: difteria, tétanos, tos convulsa, hepatitis B y Haemophillus influenza tipo B. Su aplicación se realiza a los 2, 4 y 6 meses de vida. Las vacunas son gratuitas en todos los centros de vacunación y hospitales públicos del país.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *