7 factores que alteran el sueño durante el embarazo

Con el paso de los meses, notarás que dormir se torna cada vez más difícil y esto se debe a varios factores. Te contamos cómo recuperar el sueño.

7 factores que alteran el sueño durante el embarazo

Si te encuentras leyendo esto a altas horas de la noche es probable que estés cursando el tercer trimestre del embarazo. Te damos algunos consejos para volver a dormir en esta última etapa.

Micción frecuente

Orinar a cada rato y la incontinencia urinaria son una de las molestias más frecuentes del embarazo. Lo que sucede es que el útero comprime la vejiga por el crecimiento del bebé: situación que irá aumentando cada semana que pase. Para no ir al baño a cada rato evita tomar menos cantidad de líquido durante la noche. Se recomienda que tomes 8 vasos de agua diarios, así que distribúyelos de modo que te quede solo uno 1 hora antes de acostarte. Sin embargo, esto es una solución parcial y aún así puedes levantarte para ir a orinar. La idea es volver a la cama antes de que te despabiles. Para esto, compra dimmers para atenuar las luces, sobre todo la del baño, ya que la iluminación fuerte terminará despertándote.

Siesta

El embarazo es una etapa muy agotadora. Muchas mamás necesitan interrumpir su jornada durante la tarde para recobrar energía. Si este es tu caso trata de dormir la siesta antes de las 15 hs. y no más de 45 minutos. De otro modo podría interferir el sueño nocturno.

Acidez e indigestión

Tanto la acidez estomacal como la indigestión provocan que te despiertes por la noche. Para prevenirlo, trata de comer dos horas antes de acostarte, evitando también las comidas picantes o muy condimentadas. No hay contraindicaciones de tomar antiácidos aunque debes preguntarle a tu obstetra la dosis máxima recomendada. Otro consejo es que intentes dormir sobre tu lado izquierdo. De esta manera el ácido gástrico permanecerá en su lugar.

Mira también:  Medición uterina durante el embarazo

Inquietud física

El cuerpo de la mujer cambia mucho durante el embarazo y por esta razón no te sientes cómoda y comienzas a dar vueltas en la cama. Algunas embarazadas también experimentan el síndrome de las piernas inquietas: un trastorno neurológico caracterizado por sensaciones desagradables en las piernas y un impulso incontrolable de moverse y andar cuando se está descansando. Esto sucede por la falta de hierro y la posibilidad de presentar anemia. Asegúrate de que este no sea el caso consultando con el especialista.

Ronquidos

Los ronquidos aparecen por el aumento de peso y la nariz tapada. Si roncas te recomendamos que utilices las bandas adhesivas que se ponen en la nariz y abren las fosas nasales para respirar mejor. Las puedes conseguir en cualquier farmacia.

Movimientos del bebé

Tal vez no se movió en todo el día, pero a la noche los movimientos del bebé pueden ser tan fuertes que no permiten que te duermas, o directamente te despiertan a la mitad de la noche. En este caso, no hay nada que puedas hacer, sólo pensar en lo lindo que es sentirlo dentro tuyo e imaginarte con él cuando haya nacido. Verás que con esta visualización te dormirás en menos de 15 minutos.

Miedos y ansiedad

Es lógico que estés ansiosa y temerosa por esta nueva etapa de tu vida. Tal vez te acuestes pensando en las cosas que tienes que poner en el bolso para ir al hospital o en lo que aún tienes que comprarle a tu bebé. Si te desvelas a la noche y ves que no puedes retomar el sueño, date una ducha con agua tibia o lee un libro. No es buena idea prender el televisor ni usar tu teléfono móvil. La idea es cortar el pensamiento unidireccional que te está preocupando con actividades que no requieran estímulos lumínicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *