El fórceps

El fórceps

¿Qué es el fórceps?

El fórceps es un instrumento quirúrgico inventado en Inglaterra aproximadamente en el año 1600, que se utiliza para facilitar la salida de la cabeza del bebé del canal de parto, debido a una emergencia obstétrica.

En el momento que se inventó fue de gran utilidad, ya que en esas épocas era impensable la realización de una operación cesárea. Ayudó a salvar muchas vidas, ya que era la única forma de destrabar un bebé atascado en el canal del parto.

Las eventuales lesiones que podía provocar en el bebé eran mínimas en relación a las consecuencias de trabajos de partos de a veces días de duración. Sin embargo, los beneficios eran claramente superiores a los riesgos.

Actualmente la situación es otra. Los fórceps originarios que entraban en la pelvis materna para extraer a un bebé, con todas las historias horrendas que seguramente habrás escuchado ya no existen y se han transformado en operaciones cesáreas.

¿Cuándo se debe utilizar el fórceps?

Se lo utiliza a veces en el último período del parto ante situaciones de sufrimiento fetal agudo o períodos expulsivos muy prolongados, y solamente con la cabecita del bebé prácticamente en el periné. Siempre debe ser utilizado por médicos especialmente entrenados en su uso, y en caso de fracasar en el intento debe realizarse una cesárea inmediatamente.

¿Cómo se efectúa el procedimiento?

Cuando se utiliza el fórceps debe utilizarse anestesia local en la madre. Se colocan las dos ramas del fórceps de a una alrededor de la cabecita del bebé, en la zona temporal, y se extrae al bebé muy suavemente de la pelvis materna.

Mira también:  Beneficios del yogur durante el embarazo

También existe otro aparato que se llama ventosa extractora que se utiliza en algunos hospitales bajo iguales indicaciones. Se succiona al bebé mediante una copa de metal o de goma que se aplica sobre su cabecita.

Charla con el equipo médico que te asiste acerca del uso del fórceps y de la ventosa extractora en tu parto y discute riesgos y beneficios de cada uno de ellos. Recuerda que son los médicos los que atenderán tu parto y en una situación de emergencia son los únicos capacitados para decidir cómo solucionar las eventuales complicaciones que puedan surgir.

Es fundamental una comunicación fluída con ellos ya que estás encomendándoles el cuidado de lo que más vas a querer en este mundo, tus hijos.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

85 comentarios sobre “El fórceps”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *