Los expertos recomiendan retrasar el primer baño del recién nacido

Los bebés no nacen sucios. La sustancia grasosa que los cubre al nacer interviene en la salud del recién nacido si no es removida luego del parto.

Los expertos recomiendan retrasar el primer baño del recién nacido

Los expertos recomiendan que se espere un mínimo de 24 horas para bañar al bebé recién nacido.

“Es importante recordar que los bebés no nacen sucios”, explica el Dr. Ira Jaffe, un médico obstetra certificado de New York. Según el especialista todos los bebés “deben nacer de la forma en que están diseñados para nacer”.

La mayoría de los recién nacidos nacen revestidos con una sustancia grasosa de color manteca, de textura untuosa y que siempre se limpiaba no bien nacía el bebé. Dicha sustancia es llamada vérnix caseosa o unto sebáceo y está constituida por una mezcla de secreciones sebáceas, lanugo y células muertas de la piel del feto.

La sustancia comienza a cubrir al bebé aproximadamente a las 20 semanas de embarazo, disminuyendo a partir de las 36 semanas hasta que desaparece totalmente finalizando las 40 semanas de gestación en la mayoría de los casos.

Aunque el bebé nace literalmente untado por esta sustancia cremosa, la misma es muy beneficiosa para el bebé si no se la remueve de su piel y se la deja que actúe por más tiempo.

En los últimos años ha habido cada vez más interés en el estudio de los beneficios del vérnix para el bebé luego del parto.

Una investigación realizada en 2004 por el ACOG Journal of Obstetrics and Gynecology señala que el vérnix es una capa protectora para la piel, que además de hidratarla, la proteje contra algunas infecciones.

Por otro lado, el vérnix y el líquido amniótico contienen péptidos antimicrobianos que pueden proteger al bebé contra bacterias y hongos una vez nacido.

Otro artículo publicado en la revista científica Science & Sensibility ha revelado que esta sustancia también proteje al pequeño de enfermedades como la neumonía y la meningitis.

Mira también:  Violencia doméstica

Entre otros beneficios también se destacan el mantenimiento térmico, una menor cantidad de lesiones, y una mayor elasticidad e hidratación cutánea.

Del mismo modo, los médicos también han recomendado retrasar el pinzamiento y el corte del cordón umbilical hasta un minuto después del nacimiento.

La razón de todas estas investigaciones y descubrimientos es mejorar las condiciones del parto y nacimiento para los bebés y sus madres, fomentando el bienestar y reduciendo las complicaciones asociadas.

Los defensores de esta nueva postura señalan la importancia que tiene el contacto piel a piel del bebé con la mamá no bien nace, ayudando a que el recién nacido se sienta seguro en los primeros momentos de su vida.

“Nada es mejor para un bebé que recostarlo contra la piel de su madre”, comentó el Dr. Jaffe. Quitarle de inmediato el bebé a su mamá puede bajar su temperatura corporal, mientras que el pecho materno tiene la capacidad de mantener una correcta temperatura corporal del recién nacido.

Si bien aún no se ha establecido el tiempo exacto en el que conviene bañar al bebé recién nacido, se recomienda retrasar el lavado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esperar al menos 24 horas. No obstante el Dr. Jaffe comenta que “las madres han optado por esperar más tiempo también”.