Magnesio

Magnesio durante el embarazo

¿Qué es el magnesio?

El magnesio es un mineral que cumple un rol fundamental durante el embarazo ya que interviene en la generación y reparación de tejidos. Además tiene una acción reequilibrante sobre el sistema circulatorio, protege contra los infartos y estimula la contractilidad cardíaca.

El magnesio y el calcio cumplen sus funciones en forma combinada, ya que el magnesio relaja los músculos y el calcio estimula su contracción.
Las deficiencias de magnesio se asocian a mayor riesgo de preeclampsia, eclampsia, mortalidad infantil y malformaciones congénitas. Uno de los tratamientos para la eclampsia es el sulfato de magnesio por vía endovenosa.

Algunas investigaciones aseveran que si durante el embarazo se mantienen niveles adecuados de magnesio se reducen o previenen las contracciones uterinas antes de la semana 35 del embarazo.

A nivel psíquico, el aporte de magnesio produce una cierta euforia, optimismo y calma, brindando una sensación de tener más energía. También brinda una acción antiinflamatoria y antiinfeciosa y es indispensable para la acción de los anticuerpos, por lo que mejora la respuesta inmunológica.

El magnesio también contribuye en el desarrollo esquelético, dental y brotes ungueales (uñas), previene la osteoporosis, regula la insulina y los niveles de azúcar en sangre, activa diversas enzimas e interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono entre muchas otras funciones.

¿Cuál es la dosis recomendada?

La dosis recomendada es de 400 mg. diarios durante el embarazo, es decir 100 mg. adicionales a lo habitualmente sugerido para las mujeres (300 mg.).

Mira también:  Recomiendan comer durante el parto en embarazos de bajo riesgo

¿Debo tomar un suplemento?

Con una dieta saludable y equilibrada obtienes la cantidad de magnesio requerida por el organismo, por lo que no es necesario ningún suplemento. Sin embargo se puede indicar un suplemento de magnesio en los casos migrañas (dolor de cabeza).

¿Qué alimentos contienen magnesio?

La fuente con mayor contenido de magnesio son las nueces, avellanas, almendras, castañas, semillas de girasol, soja, cacao, cereales enteros, papa, zanahoria, remolacha, espinaca, legumbres y mariscos.

¿Cuáles pueden ser los síntomas de su déficit?

Las deficiencias en magnesio (hipomagnesemia) ocurren generalmente cuando existe déficit de calcio y de potasio y se asocian a accidentes cardiovasculares y arritmias. También pueden aparecer espasmos, temblor, convulsiones, irritabilidad neuromuscular, trombosis, astenia, depresión, agitación, confusión, irritabilidad, inquietud, vértigos y desorientación. La caída del cabello (alopecia) también es un síntoma de su déficit.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

270 comentarios sobre “Magnesio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *