“Parí de tres formas diferentes y ahora sé cuál es mi favorita”

Después de haber dado a luz a sus tres hijos de tres formas diferentes, tal vez te sorprendas por la elección final de la mamá.

"Parí de tres formas diferentes y ahora sé cual es mi favorita"

“Cada uno de mis tres hijos vino al mundo de una manera diferente: cesárea de emergencia, parto vaginal y una cesárea programada, en ese orden. Entonces, ¿cuál fue la mejor?” cuenta Susan Taylor a Babyology. A continución nos relata cada uno de sus partos y cuales fueron las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Nacimiento 1: Parto inducido y cesárea de emergencia

Deseaba dar a luz de forma natural. Pensé que tenía un alto umbral de dolor (ja!) E incluso leí sobre las técnicas para ayudarme a relajar con el parto. Pero por desgracia no fue así. Estuve al borde de tener preeclampsia, con la presión arterial alta, lo que llevó al médico a inducir el parto unos días antes de mi fecha. Después de esto rompieron mi bolsa manualmente (AYYY!!), goteo hormonal, entré en trabajo de parto (AYYY!), gases, epidural… Y después de todo esto mi bebé se atascó, así que me llevaron a la sala de operaciones para realizarme una cesárea de emergencia.

Ventajas: Todos salimos sanos y salvos. Mi recuperación fue muy buena (excepto por una infección) y además todo el personal del hospital fue muy atento y cariñoso dada la situación. También me sentí contenta por haber hecho todo lo posible para tener un parto vaginal a pesar del resultado final.

Desventajas: Fue decepcionante atravesar todos los pasos previos para terminar en una cesárea (aunque era la opción más segura). El goteo hormonal (y el monitoreo fetal alrededor del vientre) dificultó mis movimientos y el trajo el trabajo se produjo más rápido y resultó más difícil que en un parto normal. Además, sentí un poco antinatural todo este procedimiento preparto. Mi cesárea también fue más larga de lo normal (mi bebé tuvo que ser desencajado del canal del parto) y más violento, lo que contribuyó a que apareciera una infección muy dolorosa luego de una semana.

Nacimiento 2: Parto vaginal

La mayoría de las mujeres que se sometieron a una cesárea eligen tener otra, ya que puede repetirse la causa que hizo que el nacimiento vaginal fuera imposible la primera vez. Sin embargo, a pesar de las dudas de mi marido, estaba completamente decidida para tener un PVDC (parto vaginal después de una cesárea). Mi médico le dio el visto bueno y fue así que mi segundo bebé vino al mundo por via vaginal.

Ventajas: ¡Lo logré! Conseguí experimentar la cosa más natural y asombrosa que una mujer puede experimentar, dando a luz de la manera que la naturaleza lo quiso. La sorpresa de comenzar con el trabajo de parto de forma inesperada y las contracciones fue muy emocionante. Mi hijo piensa que es genial que él sea el único que “nació por el túnel”, y los expertos afirman que hay muchos beneficios para el bebé en un parto vaginal (por ejemplo, su intestino presenta una buena flora bacteriana).

Desventajas: Mi parto fue lo más doloroso que he experimentado en TODA mi vida. La epidural no funcionó y perdí la capacidad de comunicarme. Realmente me quería morir. Es obvio que no todas las mujeres experimentan un parto natural como este. Sin embargo, tengo un útero retroverso, las caderas pequeñas y concibo a bebés muy grandes y esta fue la razón de por qué fue tan doloroso. Mi recuperación también fue horrible. El desgarro vaginal no me preocupaba mucho, tenía hemorroides del tamaño de Texas, lo que significaba estar de pie o experimentar un dolor terrible al sentarme (la sangre corre hacia esa área). El personal del hospital apenas me contuvo (porque los nacimientos vaginales son más fáciles que las cesáreas, ¿o no?). Así que no era de extrañar que lloré cuando tuve que regresar a casa.

Nacimiento 3: Cesárea programada

Créase o no, incluso después de la experiencia de PVDC, quería dar a luz por un parto vaginal ya que pensé que el canal de parto estaría más distendido y el proceso sería menos doloroso esta vez. Pero desafortunadamente mi médico pensaba otra cosa. El tema es que antes de quedar embarazada, mi útero se había perforado en la parte superior, donde se contrae durante el parto, lo que significaba estar en una categoría de riesgo mucho más alta que la primera. De vuelta a la sala de operaciones.

Ventajas: Como era una cesárea programada sabía de antemano mi fecha de parto lo que ayudó a organizar mis cosas y el cuidado de mis otros hijos. Los riesgos para mi y el bebé fueron mínimos, y mi recuperación fue excepcional. La mejor de todas.

Desventajas: Me pareció un procedimiento muy clínico, sin el elemento sorpresa, y esto me entristeció un poco. Mi bebé y mi esposo fueron llevados a la sala de cuidados intensivos (pulmones húmedos), así que también me sentí muy sola y triste por no estar con mi bebé mientras me cosían.

Experimenté todo. Parí de tres formas diferentes y ahora sé cual es mi favorita…

Parto vaginal. Sí, sé que estoy loca después de lo que he experimentado, pero sin embargo valió la pena. Y no es porque piense que es lo que se supone que deba decir. No creo que a estas alturas los partos naturales sean un rito que las mujeres tienen que soportar para convertirse en madre, esto depende completamente de cada una. Pero aunque mi parto haya sido tan doloroso desde el comienzo hasta el final, lo sentí muy emocionante y completamente real.

¿Y tú que nos cuentas? ¿Tuviste diferentes tipos de parto? ¿Qué elegirías la próxima vez?

Deja un comentario