Las frases que habría que pensar antes de decírselas a una mujer sin hijos

Las frases que habría que pensar antes de decírselas a una mujer sin hijos

Algunas frases podrían afectar a las personas que no son padres

Entre las mujeres que tienen niños y las que no hay un abismo. Si bien somos testigos de esa diferencia, hay algunas frases que los padres suelen utilizar que pueden afectar, sensibilizar, y hasta incluso irritar a sus amigos sin hijos (aunque también algunas pueden alegrarse, ya que ser madres es una tarea muy difícil). Es necesario pensarlas si forman parte de nuestro vocabulario para ser concientes de los efectos que pueden generar en las personas que no son padres.

Estas son algunas de las frases que debemos tener cuidado al utilizarlas si decidimos hacerlo y que pueden llegar a molestar:

“Cuando tengas hijos me vas a dar la razón”

¿Por qué las madres dicen, una y otra vez, esta frase? ¿Se sienten superiores a las mujeres que no tienen hijos? “No sabemos si se sienten superiores, o tal vez se sienten no entendidas, o juzgadas, o se pueden estar defendiendo”, lanzan Emilia Canzutti y Adriana López, especialistas en vincularidad temprana y fundadoras de Momento Cero. “Es posible que las mujeres que no tengan hijos les cueste también empatizar con las madres, o no comprendan la experiencia justamente por no haberla vivido”, agregan, para alinear la balanza.

Mira también:  Una papá bañándose con su hija de 2 años genera polémica en Internet

“Mi vida no tenía sentido antes de que nacieran mis hijos”

Tuviste una infancia feliz, hiciste una carrera, viajaste, te enamoraste… Pero nada de eso sirvió, ya que recién ahora te sentís “completa”. ¿Está bien que sea así? “En otras épocas ser mujer era sinónimo de ser madre, como un destino irrevocable. Desde allí quienes tenían hijos se realizaban y no había otra manera. Hoy en día hay mujeres que lo siguen viviendo así y muchas otras que no, porque deciden no tener hijos o porque son felices siendo madres pero tienen también otros centros de interés y se realizan de la mano de otros roles”, diferencia Marisa Russomando, psicóloga especialista en maternidad, crianza y familia, directora del Espacio La Cigüeña.

“¿Puedo llevar a mis hijos a la fiesta?”

Puede irritar a los amigos sin hijos que convirtamos el evento más “cool” en un pelotero con animadores. “No implica una no aceptación de la vida de los solteros, sino que el ser mamá es una etapa diferente. Y cada etapa tiene sus retos, sus desafíos y sus nuevos roles”, opina la licenciada Fabiana Castro Cabral, psicóloga del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA). Por su parte, las licenciadas Emilia Canzutti y Adriana López le dan otras explicaciones a este tipo de actitudes: “por momentos, las madres pueden añorar la libertad que tienen las solteras, o les cuesta renunciar a ciertas salidas porque no pueden realizarlas porque sus hijos son pequeños”.

“Con ella nos entendemos: las dos somos madres”

Pensemos si paracer amiga necesitamos que la otra también esté transitando la misma etapa. Es probable que si tienes una amiga que esté pasando por el mismo momento te sientas más cercana a ella, pero no por eso debemos olvidar a las que desearon elegir otros rumbos.

Mira también:  Una papá bañándose con su hija de 2 años genera polémica en Internet

“A veces combinar relaciones entre personas que están en diferentes etapas no es fácil, hay que tener cierta flexibilidad y poder adaptarse a una nueva situación. Varían los temas de conversación y el tiempo dedicado a una situación de reunión o fiesta”, reconoce Castro Cabral.

Entonces, las madres tienden a relacionarse con personas que viven como ellas. Sin embargo, “siempre es bueno ampliar nuestro círculo de amistades y compartir con otras personas que estén atravesando otras experiencias o tengan distintos tipos de vida. Para ello debemos aprender a tolerar las diferencias, ser comprensivas, no juzgar y aceptar al otro”, señalan las licenciadas Canzutti y López.

La maternidad puede ser enriquecida a través del vínculo con otras personas que no la están atravezando la misma etapa, ya que podrían llegar a ver las cosas desde otro punto de vista.

“Cuando sos madre no podés ni ir a la peluquería”

“A algunas mujeres tener hijos las inhabilita a seguir ejerciendo activamente su ser mujer. Como si ser madre abarcara todo”, describe la licenciada Russomando. “Cada vez se escucha más esta dificultad en articular ser mujer y ser madre de una manera equilibrada y armoniosa que permita la felicidad de su protagonista. Se trata, sin dudas, de despejar el deseo más propio frente a cada rol elegido y proponerse ser feliz según su propio estilo”, agrega.

“No puedo juntarme, tengo que cuidar a los chicos”

“Es importante realizar acuerdos y negociaciones con otras personas que no tengan hijos, ya que sería triste perder una amistad”, opina Castro Cabral. “Tanto las mamás como las no mamás tienen que flexibilizar y adaptarse para poder organizar salidas o reuniones, a veces con hijos, a veces sin ellos. También es importante que las mamás aprendan a incluir a los chicos en actividades de adultos, ya que así se los estaría ayudando a vivir en un mundo ‘real’ en dónde no todo siempre gire alrededor de ellos”, recomienda.

Mira también:  Una papá bañándose con su hija de 2 años genera polémica en Internet

“Y vos decís que estás muy ocupada… ¡Imaginate si tuvieras hijos como yo!”

Trabajar, hacer las compras, ir al gimnasio, ordenar la casa, ver al novio o a las amigas… La vida de una chica soltera parece ser agotadora, hasta que llega una madre y le plantea todo lo contrario. “Al tener hijos, lo que difiere con respecto a la vida de los solteros es el estilo de vida. Cambian las rutinas, los horarios, la forma de pensar, las responsabilidades…” enumera Castro Cabral. Si bien los padres tienen más responsabilidades, esta frase puede llegar a entenderse como una desestimación de las actividades del otro.

Si bien la intención de los padres no es herir a los demás, recordemos que es bueno tener en cuenta que las palabras tienen repercusión en el otro y que también debemos ser permeables a la hora de escuchar, porque siempre el vínculo con las personas sin hijos aportará algo a la crianza de los nuestros y a nuestro desarrollo personal.

Deja un comentario