“Mamá no te quiero”: cuando el niño rechaza a uno de sus padres

Entre el año y medio y los dos años algunos niños pueden elegir a uno de sus padres como favorito. Aquí te contamos porqué sucede y qué puedes hacer para mejorar tu relación con él.

"Mamá no te quiero": cuando el niño rechaza a uno de sus padres

Cuando el niño tiene entre un año y medio o dos años puede que elija a unos de sus padres como favorito. Esto puede provocar tristeza en el padre que se siente desplazado. Sin embargo, el “afortunado” no se lleva todas las de ganar.

Por una parte, tanta ternura es muy agradable, pero por otra ser el centro de atención todo el día puede ser un poco agotador, sin contar con que el miembro rechazado pueda sentirse marginado provocando tirantez en la pareja.

Déjanos explicarte que esto no es personal, ni que el otro es mejor papá o mamá que tú, sino que es una reacción temporaria del bebé en el desarrollo de su cerebro, como causa de que sus sentimientos no pueden abarcar tanto.

Recuerda que una relación interpersonal es compleja, pues corresponde conocer, asumir y adaptarse a otra persona. Es un proceso mental que un bebé de esta edad, no puede abarcar de una vez, pero que con el tiempo se se irá preparando para ello.

Así que mientras esto ocurre, te damos los siguiente consejos para ayudar en el proceso:

Haz saber de vez en cuando, cuál es tu lugar

Es normal que él bebe prefiera a alguno de ustedes para jugar, entonces es buen momento para invitar al otro durante el juego.

Otras veces, se pondrá algo malcriado y querrá que sea solo uno de los padres quien lo ayude, como al vestirlo o bañarlo, entonces le puedes decir “yo también soy tu papá/mamá y estoy para ayudarte”, demostrando que tienes un lugar igual al de tu pareja.

Pero también es bueno darle su espacio cuando quiere que sea solo uno de ustedes el que lo consienta. Nunca debes forzarlo porque será peor. Aquí debes hacerte a un lado y dejarlo tranquilo. Recuerda que es una fase pasajera.

Mira también:  Diamantes de papel

Entre dos, las cargas son más livianas

Por lo general la madre es quien está todo el día con el bebé, así que es muy probable, que nuestra adorable criatura rechace al papá cuando él quiera darle sus atenciones al llegar.

En este caso ambos padres debe atender al hijo. Por ejemplo, papá puede ayudarle a la hora de dormir y en alguna otra actividad, de manera que el pequeño pueda ir acostumbrándose a la presencia de ambos y a la importancia de ambos en su vida.

Aprender haciendo… y jugando

Es normal que por cuestiones de tiempo o trabajo uno de los dos padres b pase la mayor parte del día fuera de casa y el otro con el bebé, por lo que este asociará a ese miembro con cosas agradables o divertidas, prefiriendo a esta persona.

El truco aquí consiste en que ambos, papá y mamá hagan lo mismo, bien sean jugar y hacer el “trabajo sucio”, como también ordenar el cuarto, o bañarse. De esta forma el pequeño asimilará que sus padres hacen tanto cosas divertidas y otras tantas que no, evitando de esta manera alguna parcialidad.

Toma un descanso y sal del foco de atención

Como comentamos anteriormente, por lo general el que está fuera de casa trabajando es a quien el bebé rechaza. Si esto es así, te aconsejamos que cuando papá o mamá lleguen del trabajo o durante los fines de semana, este sea el momento de ocupar un espacio activo y protagónico en el proceso de crianza, mientras la otra parte pueda salir del foco de atención.

Incluso es bueno que salga de casa y “recargue sus baterías” como un merecido descanso. Estas acciones le ayudan al niño a asimilar que papá y mamá tienen el mismo nivel de importancia en su crianza.

Mira también:  Comparte la imagen de los síntomas de sepsis de su hijo para concientizar a todos los padres

Siempre te quiero y siempre lo haré

Es una reacción normal decirle al bebé que su rechazo te puso triste o comentarle que tu tampoco lo quieres. Pero cuidado: no lo hagas. Tú eres el adulto y puedes lidiar con ello ahora que sabes porque tu hijo te “rechaza”.

Lo que debes hacer es decirle lo mucho que lo quieres y que entiendes que prefiere jugar con su papá o mamá. Recuerda que es una fase de su desarrollo emocional, la cual, una vez superada, permitirá retomar el vínculo con ambos padres.

Cada papá con su talento

Papá o mamá son personas distintas y como tal pueden tener una manera en particular de actuar con el bebé. Por ejemplo, a la mamá le gusta leer los cuentos imitando las voces de los personajes y al papá hacer muecas cuando le da la comida, entonces es bueno seguir haciéndolas incluso en el periodo del rechazo.

Nunca debes imitar lo que hace el otro padre. De hecho si eres a quien el bebé rechaza, intenta hacer un momento especial, solo de ustedes y muy diferente al de tu compañero o compañera. La originalidad y novedad es lo que cuenta.

Poco a poco

Nunca debes molestarte enfrente de el niño o castigarlo cuando te rechace. Recuerda que el niño está en un proceso de desarrollo de su capacidad de interrelacionarse y necesita aprender a tomar decisiones también cuando de personas se trata. Recuerda que esto es pasajero, así que dale tiempo a esta situación.

Así que te recomendamos paciencia. Pon en práctica estos consejos y verás que mientras los trabajes con tu pareja y los apliques naturalmente con tu bebé, la relación del bebé será sólida con ambos padres.

Deja un comentario