Descubren que un tratamiento de fertilidad utilizado hace 100 años es tan exitoso como una FIV

Para el tratamiento se utilizó el aceite natural de una flor y el 40% de las mujeres que fueron tratadas quedaron embarazadas dentro de los seis meses.

Descubren tratamiento de fertilidad utilizado hace 100 años

Una nueva investigación ha revelado que un tratamiento de fertilidad utilizado desde hace cien años puede ser tan eficaz como una fertilización in vitro (FIV). Y lo mejor de todo es que es gratuita.

El procedimiento, que se llevó a cabo por primera vez en 1917, se llama histerosalpingografía (HSG) y se utiliza un tipo de radiografía en tiempo real junto a un líquido de contraste (fluoroscopia) para examinar el útero y las trompas de Falopio.

El tratamiento, que se realiza de forma gratuita en Australia —con un costo promedio de 600 USD si se lo realiza de forma privada— consiste en llenar las trompas de Falopio con aceite de semilla de amapola yodada, según informa el medio australiano News.

El ginecólogo e investigador australiano, Ben Mol, profesor de Ginecología y Obstetricia en la Universidad de Adelaida, refirió que del estudio el 40 por ciento de las mujeres con problemas de fertilidad quedaron embarazadas después de haber realizado el procedimiento con dicho aceite.

La investigación se publicó en el New England Journal of Medicine y se basó en un ensayo realizado en 1.100 mujeres de los Países Bajos. La mitad  de ellas fueron tratadas solamente con agua y en las 550 restantes se utilizó el aceite de amapola.

El 29 por ciento de las mujeres, en cuyas trompas de Falopio se utilizó agua, quedó embarazada en un promedio de seis meses. Esta cifra aumentó al 40% con el grupo de mujeres en las que se utilizó el aceite de semilla de amapola.

“Este es un logro importante para aquellas mujeres que no tienen otra opción que un tratamiento de FIV. Ofrece nuevas esperanzas a parejas estériles”, dijo el profesor Mol.

Mira también:  La aspirina ayuda a quedar embarazada y reduce el riesgo de aborto

“Nuestros resultados fueron más alentadores de lo que hubiéramos podido predecir y ayudó a confirmar que una técnica médica antigua todavía ocupa un lugar importante en la medicina moderna”.

La ventaja de este tratamiento es que la mayoría de las mujeres quedan embarazadas de un solo bebé a diferencia de la FIV, donde hay mayor riesgos de embarazo múltiple. Además, el procedimiento se realiza en 15 minutos y, según comenta el doctor Mol, debería ser una primera opción antes de realizar los costos tratamientos de fertilización in vitro.

“Creo que tenemos la obligación, utilizando con cautela estos recursos, de ofrecer estos tratamientos” agregó.

El profesor Mol dijo que sólo el 20% de las mujeres estudiadas “habrían quedado embarazadas sin ningún tratamiento” y que además “es una técnica que es usada desde hace 100 años y que no existen reportes de efectos secundarios”.

 

Deja un comentario