Epilepsia y embarazo

El embarazo en una mujer con epilepsia plantea una serie de aspectos a tener en cuenta. Sin embargo, no debe excluir de ninguna manera la posibilidad de que una mujer pueda tener hijos sanos y criarlos adecuadamente.

Epilepsia y embarazo

¿La epilepsia es un impedimento para buscar un embarazo?

Como concepto fundamental, hoy en día, la epilepsia no debe excluir de ninguna manera la posibilidad de que una mujer pueda pensar en un embarazo, tener hijos sanos y criarlos adecuadamente. El embarazo en una mujer con epilepsia plantea una serie de aspectos a tener en cuenta:

  • El efecto que el embarazo pueda tener en la evolución de la enfermedad.
  • El efecto que las crisis epilépticas pueden tener sobre el feto.
  • El efecto que los fármacos antiepilépticos puedan provocar sobre el crecimiento y desarrollo del feto.
  • La implicancia sobre la lactancia materna.
  • La capacidad de una madre con crisis epilépticas de cuidar a su hijo.

A pesar de todas estas situaciones, en este milenio y con un cuidado adecuado, puede esperarse un resultado favorable del embarazo en una amplia mayoría de las mujeres con epilepsia.

¿Cómo se pueden evitar complicaciones?

Lo más importante para una mujer que padece de epilepsia es que su embarazo sea programado, planificado conjuntamente con el neurólogo y el obstetra. Con un control adecuado, el embarazo no debería modificar la evolución de la enfermedad. Aquella mujer que presentaba un control adecuado de las crisis previo al embarazo, en general continuará con un control idéntico.

¿Cuáles podrían ser los riesgos?

El problema lo plantean las epilepsias refractarias donde puede experimentarse un empeoramiento durante el embarazo y crisis en el parto. También la interrupción del tratamiento durante el embarazo, sin una indicación médica, implica un riesgo de crisis incontroladas que pueden determinar un empeoramiento de la enfermedad en la madre y un riesgo para el bebé. Además, estas crisis pueden determinar una falta de oxígeno extrema para el feto y lesiones fetales por traumatismos que la madre pueda sufrir.

¿Qué suede con los medicamentos antiepilépticos?

Respecto de los fármacos antiepilépticos, el metabolismo de varios de ellos como la fenitoína o la lamotrigina, puede alterarse debido al embarazo, y por otro lado, muchos de ellos pueden alterar el crecimiento y desarrollo del feto. En el siguiente cuadro te mostramos los defectos congénitos en relación al consumo de drogas antiepiléticas clásicas.

Droga

Defecto

Carbamacepina – Valproato
Espina bífida
Fenitoína
Defectos cardíacos
Fisura labial o palatina
Síndrome de hidantoínico fetal

Por esta razón, el embarazo debe ser planificado para que el médico ajuste el tratamiento a las dosis mínimas efectivas intentando reducir el número de drogas que la madre recibe. Por otra parte, la recomendación de ácido fólico preconcepcional en estos casos, es vital, a dosis superiores a las normalmente establecidas (de 1 mg./día a 5 mg./día).

¿Cuáles son las probabilidades de daños en el bebé?

La posibilidad estadística de daño fetal con relación a la enfermedad y al consumo de drogas antiepiléticas es la siguiente.

Tipo de población

Riesgo de malformaciones fetales

Población general
2%
Madres epilépticas medicadas con una sola droga
3%
Madres epilépticas medicadas con 2 drogas
5%
Madres epilépticas medicadas con 3 drogas
10%
Madres epilépticas medicadas con más de 3 drogas
20%

¿Existen medicamentos antiepilépticos más seguros?

Actualmente existen drogas denominadas nuevos fármacos antiepiléticos que no han mostrado teratogenicidad en los animales, pero su seguridad en la mujer embarazada no se ha comprobado todavía. Sin embargo, estas drogas, seguras en animales y probadas en mujeres no embarazadas podrían representar un opción para las mujeres embarazadas y también durante el período de lactancia.

Recientemente, en los Estados Unidos, se ha creado un Registro de epilepsia y embarazo (NAREP), como mecanismo de vigilancia para establecer efectos relacionados con las nuevas drogas durante el embarazo. Tienen la finalidad de establecer aquella o aquellas drogas que resulten más seguras para tratar a mujeres embarazadas y ayudar de esta manera a las pacientes y a sus médicos.

231 comentarios sobre “Epilepsia y embarazo”

Deja un comentario