Enfermedades crónicas: Diabetes, hipertensión, problemas de tiroides

Si padeces de alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión arterial o problemas de tiroides es importante que consultes a un médico antes de comenzar la búsqueda de un embarazo.

Enfermedades crónicas: Diabetes, hipertensión, problemas de tiroides

¿Qué sucede si padezco de alguna de las enfermedades crónicas antes de buscar un embarazo?

Si padeces de alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión, hipotiroidismo o hipotiroidismo, es necesario que consultes a tu médico antes de buscar un embarazo. A continuación explicaremos en líneas generales cada una de ellas.

Diabetes mellitus

Si tienes este tipo de diabetes deberías hablar con tu obstetra antes de quedar embarazada. El embarazo en una mujer previamente diabética, requiere controles muy estrictos porque es muy difícil mantener niveles estables de glucosa en sangre durante el embarazo. La mujer embarazada con diabetes entra en la categoría de embarazo de alto riesgo y debe ser evaluada más frecuentemente durante toda la gestación para prevenir complicaciones asociadas a la diabetes como polihidramnios, más riesgos de infección urinaria durante la gestación y mayor riesgo de desarrollar preeclampsia.

Con respecto al bebé, en los casos de diabetes no controladas hay más riesgo de anomalías congénitas y bebés de mucho peso con poca maduración pulmonar. Sin embargo, si los niveles de glucosa en sangre han sido bien controlados puede esperarse un embarazo sin complicaciones asociadas y un desencadenamiento de parto espontáneo. Más información…

Hipertensión arterial

Cuando tus cifras de presión sanguínea son superiores a 140/90 mmHg se te considera una persona hipertensa. Las causas de hipertensión arterial pueden relacionarse con problemas en las arterias renales, producción de sustancias que inducen una constricción de los vasos sanguíneos y hasta tumores, como los de las glándulas suprarrenales. Otras veces, no se encuentra ninguna razón que la justifique y a esto se denomina hipertensión esencial. Es más frecuente en personas mayores de 40 años pero puede ocurrir a cualquier edad.

Si tienes hipertensión antes de quedar embarazada, es probable que debas programar tu embarazo con tu médico de cabecera ya que muchas veces debes cambiar los medicamentos por algunos permitidos durante el embarazo. Tu presión puede modificarse durante el embarazo y hasta complicarse con la llamada preeclampsia o enfermedad hipertensiva del embarazo, debido a la acción de algunas sustancias producidas por la placenta. Seguramente tendrás que hacer mucho reposo para favorecer el crecimiento de tu bebé y tener un control obstétrico muy estricto.

Hipotiroidismo

La glándula tiroides, ubicada a nivel del cuello, es una de las más importantes del organismo. A partir de un sustrato, el yodo, esta glándula produce hormonas que intervienen en la regulación de muchas funciones como la reproductiva, el control de la temperatura corporal y la tensión arterial.

La hormona tiroidea más importante es la tiroxina y cuando sus niveles plasmáticos son inferiores a lo normal provoca síntomas clínicos como cansancio, somnolencia, sequedad de la piel, incremento del peso, caída de cabello, entre otros. A veces su causa es la falta de ingestión de suficiente yodo (proviene del agua que ingerimos) y se lo denomina bocio endémico o falta de capacidad de la glándula para aprovechar el yodo de la alimentación. A este cuadro se los denomina hipotiroidismo. El hipotiroidismo se trata con la administración de hormona tiroidea exógena (T4).

Es muy importante que si buscas un embarazo o si estás embarazada, te encuentres bajo correcta medicación, ya que niveles bajos de tiroxina están asociados a riesgos de interrupción del embarazo durante el primer trimestre, parto prematuro y a complicaciones en la madre como preeclampsia (hipertensión del embarazo). Más información…

Hipertiroidismo

Es un cuadro caracterizado por un exceso de actividad o producción de hormona tiroidea. Cuando sus niveles plasmáticos son superiores a lo normal provoca síntomas clínicos como taquicardia, irritabilidad, insomnio, exoftalmía, sudoración e hipertensión arterial, entre otros.

Esta enfermedad puede agravarse con el embarazo debido a que la placenta produce tiroxina (la hormona que está en exceso). Debes programar tu embarazo con tu médico de cabecera y sólo buscarlo cuando tu enfermedad se encuentre compensada. Más información…

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

3.068 comentarios sobre “Enfermedades crónicas: Diabetes, hipertensión, problemas de tiroides”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *