6 consejos para que fomentes el vínculo del bebé con su papá

La imagen de un padre a solas con su bebé es enternecedora. Pero si no les damos este espacio este vínculo se desvanecerá. Aquí algunos tips para despegarnos un poco.

La imagen materna con su hijo es muy poderosa, y cada vez que imaginamos un bebé, lo asociamos enseguida al fuerte vínculo que tiene con su mamá.

Sin embargo, muchas mujeres se apoderan tanto de este rol que a veces el hombre puede quedar de lado, sin tener en cuenta todo lo que un hijo pierde cuando su padre no se relaciona con él.

Por esta razón es muy importante tratar de fomentar este lazo cada vez que se presente la oportunidad. Aquí les damos algunos consejos para fomentar esta relación.

1. Involucra al padre cuando alimentes al bebé

Si el bebé ya está alimentándose con comida sólida, la intervención del padre es muy fácil, solo delégale la tarea a él algunos días que pueden pactar. Pero ¿cómo se hace cuándo el bebé aún está tomando la teta? Esto no es un inconveniente como para que el papá no participe. El padre puede estar junto a ti, hablándole y preguntándole todo tipo de cosas. Es cierto que este momento es muy especial para la madre, pero siempre habrá una oportunidad para que el bebé reciba la mirada de su padre, en vez de la tuya. Sólo tiene que ponerse detrás tuyo, con tu cara apoyada sobre tu hombro, y déjalo que le hable a su hijo.

2. Permítele preparalo para dormir

Los preparativos antes de irse a dormir son agotadores y este es un momento ideal para que tu pareja se quede a solas con su hijo. Pueden turnarse para terminar con las tareas del hogar: mientras uno está con el bebé, el otro trabaja. Pero no te quedes siempre tú con el pequeño. Mientras terminas tus cosas, entrégale el bebé a tu pareja para que vaya preparándolo para dormir. Estos momentos, que generalmente se comparten tirados en el sofá o en la cama, son muy placenteros para ambos y fortalecerán su relación.

3. Bañen al bebé juntos

A veces es difícil delegar esta tarea, ya que muchos padres pueden llegar a tardar mucho tiempo porque se distraen jugando con el bebé. Pero aquí pueden participar todos por igual: mientras uno juega, el otro puede bañarlo. También puedes encargarte de limpiarle una parte del cuerpo mientras el papá le lava la cabeza. El baño en familia, es uno de los momentos más especiales para que todos participen, dejando uno de los más lindos recuerdos de la infancia con tu pareja y tu hijo.

4. Haz que participe en el cambio del pañal

De la misma manera en que pueden turnarse para estar con el bebé a la noche, también pueden hacerlo por la mañana. Es cierto que por la mañana uno está apurado para salir corriendo al trabajo, pero nunca faltará la oportunidad de que el papá le cambie los pañales mientras tú realizas otra tarea. Es una cuestión de sincronización: se irán acostumbrando a medida que lo vayan practicando. Por supuesto que las rutinas de cada familia son diferentes, pero de seguro encontrarás una manera creativa para que los dos participen por igual y así puedan establecer un vínculo de calidad.

5. Incentívalo a que le lea cuentos

Esta es una maravillosa forma para que el bebé se familiarice con la voz de su padre. Además, deja al papá que elija el libro ya que, de esta forma, se dará cuenta cuáles son las historias que más le agradan a su hijo. Por otro lado, la lectura, sobre todo antes de ir a dormir, es ideal para que ambos se relajen. Cuando lo haga, observa detenidamente los ojos de tu hijo: te darás cuenta cómo le responde con su mirada y ¡quedarás enternecida!

6. Deja que el papá encuentre su propia manera de relacionarse

En realidad, lo más recomendable es no tener que estar encima de nuestra pareja señalando cómo debe vincularse con su hijo. Además, intentar controlar todas las situaciones te dejará agotada. Si bien los consejos anteriores pueden servir para incentivar a aquellos padres que al principio les cuesta encontrar una manera de relacionarse con el bebé, luego este dúo dinámico encontrará su propia forma de hacerlo. Recuerda que debes respetar este espacio que va a ir logrando con el tiempo. No es el espacio del padre únicamente, sino del padre con su hijo, y cualquier intervención tuya involucrará a ambos.

Dejá un comentario