Ictericia fisiológica del recién nacido

La ictericia fisiológica es una afección que puede darse en prematuros como también en bebés a término. Averigua lo que debes saber para evitar sobresaltos.

Ictericia fisiológica del recién nacido

¿Qué es la ictericia fisiológia del recién nacido?

Es una alteración muy frecuente en los recién nacidos que les provoca una coloración amarillenta, especialmente cuando nacen antes de la fecha prevista de parto. Cuanto más prematuro sea el bebé, más factible es que presente ictericia, aunque también algunos bebés que nacen a término pueden también padecerla.

¿Cuáles son los síntomas?

Como dijimos anteriormente se caracteriza por teñir la piel del bebé de un color amarillento, junto con las membranas mucosas y los ojos.

¿Cuáles son las causas que la provocan?

Todos los bebés nacen con un exceso de glóbulos rojos en su sangre que ya no son necesarios después del nacimiento. Estos glóbulos rojos se van destruyendo y liberan un pigmento derivado de la hemoglobina llamado bilirrubina. El hígado es el encargado de eliminar el exceso de éste pigmento a través de la bilis. Si el hígado no completó su maduración, no es capaz de eliminar eficazmente este pigmento.

Por esta razón la bilirrubina se deposita en la piel del bebé y tiñe su cuerpito de color amarillo. En pocos días el hígado completa su maduración y la piel vuelve a tomar su coloración normal.

Existen otras causas de ictericia más serias provocadas por incompatibilidad sanguínea, infecciones propias del bebé, enfermedades hepáticas o hipotiroidismo, pero son poco frecuentes.

¿Cuál es el tratamiento?

En general no necesita tratamiento y desaparece espontáneamente a la semana de vida. Solamente requerirá tratamiento si los niveles de bilirrubina son muy altos o si se prolonga más de lo deseado. El tratamiento habitual en estos casos es la fototerapia. Consiste en la la exposición del bebé a luz ultravioleta varias horas al día (ver foto). Esto hace que el pigmento se “evapore” de la piel rápidamente.

109 comentarios sobre “Ictericia fisiológica del recién nacido”

Deja un comentario