La leche materna influye en el temperamento del bebé

Lo demostraron las últimas investigaciones. Una mamá nerviosa y estresada influirá negativamente en el sistema emocional del bebé.

La leche materna influye en el temperamento del bebé

La leche materna actúa de manera directa en el temperamento del bebé

La leche materna es un rico alimento que contiene todo tipo de nutrientes como grasas, proteínas y azúcares. Todos ellos son capaces de nutrir completamente al bebé recién nacido y desarrollar y fortalecer su sistema inmunológico.

Sin embargo, esta no es su única cualidad. De acuerdo a los últimos estudios pudo demostrarse que la leche materna es una sustancia inteligente, una increíble mezcla biológica que se adapta a los requerimientos y necesidades del bebé en todas las etapas de su desarrollo.

Lo que sucede es que la madre durante la lactancia no sólo le transmite al bebé los nutrientes esenciales para su crecimiento, sino que también le brinda otras sustancias más complejas dentro de las cuales se hallan hormonas glucocorticoides como el cortisol: una hormona que se libera ante situaciones de ansiedad y de estrés.

Por esta razón, el temperamento del bebé se ve afectado de algún modo por esta sustancia cuando la madre la segrega al amamantarlo. Esto mismo es lo que ha demostrado una investigación realizada en la Universidad de California.

Lo que demostraron las últimas investigaciones

El equipo investigador analizó y estudió la relación que existía entre la cantidad de cortisol presente en la leche materna y el temperamento de las crías de un grupo de monos rhesus del Centro de Investigación Nacional de primates de California.

Mira también:  10 datos curiosos sobre la lactancia

Se analizó y se midió la cantidad de cortisol de la leche materna de los monos en diferentes etapas del desarrollo de sus crías y los logros de su crecimiento que cada uno presentaba en ese momento. A la vez se estudiaba la conducta de la madre y de los pequeños cuando cumplían el primer mes hasta los 4 meses aproximadamente.

Al realizar el estudio durante veinticinco horas pudieron observarse dieciséis cualidades específicas de las crías. En principio se demostró que las madres que no tenían crías o tuvieron pocas presentaban altos niveles de cortisol en comparación con otras que tuvieron más hijos.

Posteriormente se analizó la concentración de cortisol en las crías hembras y machos en dos etapas de la lactancia

Lo primero que observaron fue un dato muy interesante: las madres que habían tenido pocas o ninguna cría mostraron altos niveles de cortisol en su leche, en comparación con aquellas hembras con que habían tenido un mayor número de hijos.

Luego, analizaron el nivel de cortisol presente en las madres en las dos etapas de lactancia, tanto en crías hembras como en machos, y pudo demostrarse que mientras mayor era el número de cortisol más nerviosas y menos confiadas eran las crías. .

La importancia de amamantar en tranquilidad definirá el carácter futuro del bebé

La conclusión del estudio demuestra que si una madre que amante al bebé está nerviosa o estrenada, el bebé también lo estarás. Mientras que si el momento de la lactancia se produce ante situaciones de calma y relajado, los bebés también lo estarán.

Sin duda esto definirá el temperamento y el carácter del bebé, así que recuerda que antes de amamantar debes buscar un lugar tranquilo, en comunión con el bebé siguiendo además los 10 consejos básicos para un buena lactancia. Tu hijo te lo agradecerá en el futuro.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *