Las dramáticas imágenes de una bebé desnutrida muestran el horror de la guerra en Siria

La pequeña Sahar de un mes de vida fue rescatada por una enfermera y llevada de urgencia a una clínica. Pesaba tan sólo 1.800 gr.

Las dramáticas imágenes de una bebé desnutrida muestran el horror de la guerra en Siria

Las más desgarradoras y tristes imágenes, que muestran a una bebita gravemente desnutrida y llorando de dolor mientras se aferra a la vida en un hospital sirio, exponen una sombría descripción de la vida en el país devastado por la guerra.

La triste historia de Sahar

La pequeñita, llamada Sahar, fue fotografiada luego de que fuese rescatada por una enfermera que la llevó urgentemente a una clínica de la ciudad de Hamouria, una zona que está bajo el control de los rebeldes, en la región oriental de las afueras de Damasco, ciudad capital.

Los médicos intervinieron rápidamente y quedaron conmovidos y en shock cuando pesaron a la niña. La balanza indicaba un peso de tan solo 1.800 g. para una bebé que tenía apenas 1 mes de vida.

La pequeña Sahar ingresó a la clínica con las costillas totalmente marcadas bajo una piel casi transparente. Inmediatamente le suministraron todos los cuidados necesarios y la alimentaron para comenzar su proceso de recuperación.

Pero desafortunadamente, según informa el Daily Mail, la pequeña Sahar estaba tan débil que no logró sobrevivir, muriendo el domingo por su cuadro de desnutrición tan severo.

La guerra azota a los más inocentes

En 2016, el dramático video de una mamá dando a luz en un hospital en medio de la guerra también capturó los corazones en todo el mundo cuando el bebé nacía sin signos vitales pero que por fortuna es resucitado posteriormente por las maniobras de rehabilitación.

Hoy, por desgracia, se suman las fotografías de un inocente más a este terrible conflicto que ya se ha extendido por más de siete años, donde cientos de miles de personas han muerto y más de la mitad de sus habitantes no tienen hogar.

Las imágenes nos llaman a reflexionar y a pensar en cómo podemos ayudar acercándonos a este “lejano” conflicto. Sin duda, tendría que ser a través de un cambio que primeramente debe comenzar dejando la indiferencia de lado.

Deja un comentario