Abuelo superhéroe: salvó la vida de más de 2 millones de bebés

La historia de un abuelo australiano cuya sangre reúne cualidades salvadoras que durante más de medio siglo ayudó a salvar la vida de más de 2 millones de bebés con enfermedades hemolíticas.

Abuelo superhéroe: salvó la vida de más de 2 millones de bebés

James Harrison tiene 81 años y no es un héroe de capa y antifaz, aunque su labor ha sido como si realmente luchara contra los villanos y por la justicia con su cruzada contra la enfermedad hemolítica por el factor de Rhesus D.

¿Qué es la enfermedad hemolítica por el factor de Rhesus D?

Esta incompatibilidad sanguínea es una enfermedad causada cuando una mujer embarazada con sangre Rh negativo tiene un bebé con sangre Rh positivo, entonces el bebé es considerado por el sistema inmunológico como si fuera un virus y el cuerpo de la madre produce anticuerpos para combatirlo, lo que genera abortos espontáneos, anemia mortal en bebés e incluso daño cerebral.

Un abuelo con sangre muy especial

El plasma de 81 años de James, tiene los anticuerpos para al tratamiento conocido como Anti-D que protege a los bebés durante el embarazo contra la enfermedad hemolítica Rhesus D.

Se estima que cada donación de sangre puede salvar 3 vidas y que el plasma de una donación puede salvar 18 vidas, pero James ha salvado a casi 2.400.000 de bebés, gracias a su maravillosa sangre.

La enfermedad hemolítica Rhesus D mató a miles de niños en Australia antes de que los científicos descubrieran la vacuna del Anti D, en 1960, luego de algunas investigaciones que demostraron que al inyectarle a las madres sangre RH, con baja dosis de inmunoglobulina RhD, los anticuerpos comenzaban a eliminar las células Rh+ sin dañar al bebé.

Resulta que la sangre de James Harrinson tiene una combinación de sangre RhD- y los anticuerpos Rh+.

Robyn Barlow, coordinadora del programa de donación Rh indica que cada ampolla de tratamiento Anti-D, tiene sangre de James, desde 1967, cuando la primera madre recibió su dosis.

La Directora del Servicio de Donantes de sangre de la Cruz Roja Australiana, Jemma Falkenmire dijo: “No es común ver estos anticuerpos con este nivel de concentración en sangre” y añadió “Es triste que sea su última donación pues su cuerpo generaba anticuerpos a medida que estuviera donando”.

Los médicos creen que Harrison tiene este tipo de sangre desde que recibió varias transfusiones luego de una operación a pecho abierto cuando era un adolescente.

Semanalmente, Harrison dona de medio litro a 800 ml de sangre y se calcula que desde 1964 ha salvado a casi 2.400.000 niños.

“En 1967 me comentaron de un experimento que podía salvar vidas, no lo dudé” dice James Harrinson. “Y no he parado desde entonces”.

Se calcula que desde 1967, el 17% de las mujeres embarazadas ha recibido la vacuna de Anti-D, y entre ellas estuvo la propia hija de Harrison.

La última donación

Como ya pasó la edad establecida para donar, el Servicio de sangre decidió que debía parar por el bien de su salud.

Robyn Barlow, coordinadora del programa de donación Rh dice que nunca antes vieron a alguien con la capacidad de regeneración de anticuerpos ni resistencia en sus venas como la que tiene James Harrinson.

Así que hace algunos días sucedió un evento especial y conmovedor: el abuelo super héroe acudió a su último servicio rodeado de media docena de bebés Anti D, en los brazos de sus madres, quienes fueron para agradecerles por su nobleza.

Llegó, se acostó en la silla, apretó una bola de goma espuma en su puño y el elixir rojo comenzó a bajar hasta llenar la última bolsa de transfusión, entonces este super héroe suspiró y diciendo: “Es el final de un largo camino, luego de seis décadas donando de forma ininterrumpida, hoy es un día triste para mí”.

“Eres un gran hombre” replicó una de las madres. “Has mantenido a salvo a nuestros pequeños”.

“Es el regalo de la vida” le respondió Harrison.

¿Qué sucede ahora con las donaciones de este tipo de sangre?

El programa de vacunas Anti-D, depende sólo de 160 donantes, y localizar a uno de ellos es realmente una labor larga, que incluye análisis diversos de laboratorios, luego de buscar algunos potenciales donantes.

El Servicio de Donantes de sangre lleva ya tres años analizando e investigando la sangre de Harrison para almacenar su ADN y crear una biblioteca de sus anticuerpos y glóbulos blancos, lo cual da esperanza al programa, tras varios intentos fallidos de crear una versión sintética del anticuerpo.

Mientras tanto el mismo Harrison, así como el Servicio de Donantes, exhortan a las parejas de madres embarazadas a donar sangre, para ayudar a aquellos quienes necesiten esta sangre salvadora.

En 1999 James Harrison fue condecorado con la Medalla de la Orden de Australia.

¡Felicitaciones a este súper abuelo!

Deja un comentario