Fecundación post-mortem: autorizan a una mujer a implantarse el embrión de su esposo muerto

Su pareja había sido asesinada días antes de la transferencia. El abogado argumenta que todo está bien y será hijo legítimo del esposo.

Fecundación post-mortem: autorizan a una mujer a implantarse el embrión de su esposo muerto

La mujer exigió a la Justicia que le autorice la fecundación post-mortem para formar su familia, aunque su esposo ya está fallecido. Días antes de transferir el embrión unos asaltantes mataron a su esposo y ella desea tener un hijo suyo de todas maneras. Si el bebé llega a nacer, será hijo de ambos y heredará los mismos derechos legales de su padre como en cualquier caso.

¿Cómo sucedió este caso?

La pareja llevaba varios años tratando de tener un bebé, pero no lo lograba. En el año 2016 visitaron a un especialista y empezaron a llevar un tratamiento de fertilización asistida. Su deseo era como el de muchas parejas: tener una familia feliz y más fortaleza emocional con la llegada de los hijos. 

Lamentablemente, el esposo fue asesinado el 24 de marzo del 2018 cerca de su casa por consecuencia de uno ladrones mientras regresaba a su hogar. Los autores del crimen no fueron encontrados, pero el daño ya estaba hecho: el sueño de formar una familia se había esfumado.

La mujer estaba decida a tener ese bebé porque amaba a su esposo y sobre todo porque los embriones ya habían sido formados y solo faltaba la transferencia.

¿Qué dice la justicia?

El abogado Carlos Massolo, asesor legal de la clínica Procrearte, clínica que realizo todo el procedimiento alega que en este caso los procedimientos se deben llevar a cabo sin problemas. 

Además, da la siguiente explicación: “No sería tan raro esto. Imaginemos que un señor tiene relaciones sexuales con una señora, queda embarazada, y el señor fallece. El hijo va a nacer con el papá ya fallecido. Y ese chico va a ser hijo de ese señor”.

En este caso explica que el bebé tendrá todos los derechos legales como heredero legítimo del papá ya fallecido. También explica la importancia de hacer las cosas por la vía legal: “Justamente por eso se toma la intervención del juez. Para que esto no sea una cuestión que pueda dar lugar a ventajas patrimoniales”.

Las muestras ya habían sido tomadas, los embriones ya estaban listos, lo que demuestra la voluntad del esposo para tener un hijo con esta mujer. Lo único que faltaba es la firma para la transferencia, detalle que se realiza ese mismo día de la transferencia en la clínica.

La intención de la mujer es tener un hijo legítimo de su difunto esposo, explica que si el deseo fuera solo de ser mamá, hubiese acudido a material heterólogo, evitando la intervención legal, precisa el fallo.

Otros casos similares 

Adema de este caso en particular, hasta el 13 de mayo del 2020 se precisa las publicaciones de otros 8 casos que comprometen 13 resoluciones en diferentes jurisdicciones de todo Argentina.

De todos estos casos, los 6 primeros recibieron respuestas favorables mientras que los demás fueron rechazados. 

Otro caso fue el que sucedió en marzo de este año 2020 donde se negó una fecundación post-mortem. El falló informó que este caso no había sido aprobado porque el hombre no había dado “consentimiento informado expreso” para el uso del material genético cuando aún estaba vivo.

Algo muy similar ocurrió en la Pampa, en el año 2015. El caso fue de una pareja que tenía seis embriones criopreservados, con semen propio y también de un donante anónimo. Luego del fallecimiento del esposo, la mujer inició un amparo contra la obra social, después de verificar y esclarecer todos los hechos, finalmente la mujer fue autorizada para realizar el tratamiento.

Actualmente en Argentina existe un vacío legal respecto a la fecundación post-mortem (FPM). Se buscaba regular estas deficiencias con el anteproyecto de reforma del Código Civil, pero posteriormente la FPM fue eliminada. 

Es por eso que muchas sentencias actuales se basan en el aforismo “todo lo que no está prohibido está permitido” para defender estos procesos legales.

Deja un comentario